Un sector también golpeado por la crisis económica que atraviesa el país son los auxiliares de la educación, quienes tienen la tarea de repartir en las escuelas y barrios los bolsones de comida a los sectores más carenciados.


Además sus salarios quedaron por debajo del sueldo medio.

El auxiliar no sólo prepara las aulas antes del inicio de clases para que alumnos y alumnas puedan asistir a clases, sino también son los que llevan los elementos de limpieza, son las que le dan de comer a los niños y niñas que asisten a los comedores escolares, tareas no siempre reconocidas.
La tarea del auxiliar es sumamente importante en el andamiaje de la educación y muchas veces su trabajo no es reconocido como corresponde.

“Repartimos bolsones en barrio Sur, El Triángulo y Valle de Oro, también se repartió en la Escuela N 7. La verdad, es desgarrador ver la situación que atraviesan los sectores más postergados, nos recibieron muy bien, pero es difícil que ellos puedan cumplir la cuarentena, por las condiciones en que viven. Necesitamos un Estado presente”, testimonio de una auxiliar de Ramallo que la semana pasada repartió los bolsones de comidas.

“Hoy más que nunca necesitamos que se valore y reconozca el trabajo del auxiliar docente quien siempre deja de lado sus necesidades en pos de los alumnos y alumnas, de los cuales conoce cada historia.


Es quien los alimenta en la escuela, quien prepara el aula y quien no se lleva los laureles.

Necesitamos un Estado que reconozca nuestra labor, un reconocimiento que valore nuestro esfuerzo y compromiso”, Nora Oliveros, auxiliar de la Educación y Delegada Gremial de ATE.

Desde ATE RAMALLO, ARRECIFES, SALTO nos sumamos al pedido de una bonificación especial para los y las auxiliares docentes.

Prensa ATE Ramallo

Compartir

Comentarios