Los integrantes, militantes de la agrupación Arturo Illia que pretendíamos participar de la democracia a través de las PASO (Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias) como lo establece la ley, teníamos propuestas para una gestión transparente y a favor de nuestros vecinos.

 

 

 

Seguimos pensando que el Radicalismo es el partido de la Libertad y la Justicia Social por comprender que la democracia instaurada a partir de la gestión de Raúl Alfonsín vino para más Democracia, más Participación, para incorporar políticas públicas que beneficien a la gente.

La proscripción de nuestra lista por parte de la junta electoral de la UCR de la provincia de Buenos Aires, desnuda claramente la sumisión del partido al PRO, y mucho más grave aún, que para mantener algún carguito en la función pública y/o colocar a los hijos, familiares o amigos en las listas de Diputados Nacionales y de esta forma cumplir con sus patrones del PRO.

"La Unión Cívica Radical debe prepararse para perder elecciones, pero jamás aliarse con los conservadores. Hay un límite para hacer alianzas, y ese límite es la derecha",  decía Raúl Alfonsín.

Al pueblo de Ramallo y a los radicales en particular queremos decirles que estamos profundamente decepcionados del autoritarismo y lo acomodaticio de nuestros dirigentes, tanto en el orden Nacional, Provincial y Local, por lo que dejamos a nuestros militantes y afiliados Radicales en Libertad de acción, dado que no tenemos un candidato a intendente de la UCR en Ramallo, por primera vez desde la democracia recuperada. 

Compartir

Comentarios