Son vecinos de Ramallo, tienen un perfil bajo y tampoco quieren que sus historias se den a conocer. En la última semana Reporte Semanal de Ramallo conoció la historia de tres filántropos locales que donan dinero mediante becas a alumnos en situación de asistencia o aquellos que tienen buenos promedios. No hay un canal formal pero de manera silenciosa todos los meses entregan una cantidad de dinero que ayuda a las familias y a los chicos a costearse sus estudios.

 

A principios de marzo, un mujer jubilada se acercó a una de las escuelas de Ramallo para anunciar que iba a hacer lo que viene haciendo todos los años, destinar una parte de sus ingresos a becas para estudiantes. Obviamente que no quiere que su nombre figure en ningún lugar.  Sus transferencia filantrópicas ayudan y mucho. La decisión son un gran alivio para los que más lo necesitan y van a la escuela a estudiar.

El otro caso al que pudo acceder este medio es el de un hombre que recorre algunas escuelas y busca colaborar con lo que tiene a su alcance. El y su esposa ayudan con becas y en algunos casos con alimentos. Tampoco quieren que su nombre figure en ningún lado.

Una de las fuentes consultadas por este medio señaló que “es un canal no formal, no institucional en donde todo pasa por la buena voluntad y calidad humana de estos grandes benefactores. Este es un año difícil en todo sentido y ellos van, consultan y traen todos los meses su aporte, con el nombre de becas. Además controlan que los chicos sigan progresando”.

Todo se hace en silencio pero con una precisión suiza. El tercer caso también replica en el ámbito escolar y la colaboración en algún caso también abarca la entrega de vestimenta. “Es muy difícil para una familia numerosa hoy salir y comprar zapatillas, buzos, ropa en general cuando tenes más de cuatro chicos. Por lo general los padres se acercan a las escuelas y cuenta sus necesidades. En algunas escuelas en los gabinetes se aceptan donaciones de zapatillas y ropa en buen estado. Más que nada zapatillas que son lo que más necesitan”.

Claro que desde este medio nos hubiera gustado reconocerlos con nombre y apellidos pero ellos creen la misión es silenciosa y que de esa manera se llega directamente a los que más lo necesitan. Por lo pronto, hoy algunos alumnos del partido de Ramallo reciben estas “becas” de vecinos  benefactores y que para las familias  sin duda son una ayuda más que importante para fortalecer los proyectos de vida de sus hijos.

 

Nota publicada en Reporte Semanal de Ramallo

Compartir

Comentarios