En el comienzo del Pentagonal final del Federal A, que otorga un ascenso a la B Nacional, Defensores perdió 1 a 0 con Estudiantes de Río Cuarto, con un escandaloso arbitraje de Méndez Cedro, que cobró un penal que no fue en el descuento, en un partido desvirtuado antes por el propio árbitro que amonestó siete jugadores y expulso tres de los locales. Cedro no debió dirigir este partido porque había dirigido Unión vs. Defensores, partido anterior a este. Después de lo acontecido años anteriores y especialmente lo ocurrido en la tarde de este domingo, Defensores deberá replantearse continuar en un torneo plagado de situaciones sospechosas. Foto: (“Lili” Dusso).

Siempre comenzamos los comentarios con lo que sucede futbolísticamente hablando y después anexamos las consideraciones sobre el arbitraje, si su desempeño amerita algún apartado, pero hoy es imposible no comenzar con Méndez Cedro y sus colaboradores, no hay forma de considerarlo, cuidando las formas, como mínimo de arbitraje tendencioso. Lo peor de todo es que la sospecha no recae solamente un arbitraje vergonzoso, porque esta historia se repite año a año, y cuando al partido siguiente de un triste y lamentable arbitraje para el fútbol como el de hoy, a la fecha siguiente dirigen de nuevo, un partido importante o en una categoría superior, como paso alguna vez con Lobo Medina y Jonathan Correa, es porque están haciendo bien los deberes para los intereses de niveles superiores del fútbol argentino. Evidentemente no les interesa Defensores, un club con pocos recursos económicos y si gran convocatoria, a los corruptos del fútbol, en ese caso deberían reglamentarlo, por ejemplo: “Si usted no tiene una convocatoria mínima de 3000 personas o en su defecto mucho dinero no puede participar”,  entonces nadie hace el gran esfuerzo que hacen los granates para año a año meterse entre los mejores de la categoría.  Méndez Cedro entre otros fallos, no midió con la misma vara las amarillas, y las amarillas mal sacadas a los  locales, cuatro en la primera etapa, una sola correcta, que derivaron luego en expulsiones como la de Mignaco. Expulsó solo a Romero por agresión, cuando hubo agresión mutua con Heser, y no tomó la misma medida ante un golpe de Cabrera sin pelota sobre Borean –cobró la falta pero no tomo medida disciplinaria ¿?-. Hubo una plancha de Zbrun sobre Coronel, a dos metros del árbitro que no cobró y enseguida cobró tiro libre a favor de Estudiantes al borde del área, para completar el panorama, el asistente uno, Callegaris sancionó al menos tres posiciones adelantadas muy dudosas, entre otros fallos que afectaban el normal desarrollo del partido. Sobre el final, iban 46´ y había dado 5´, Defensores jugaba con nueve, en una jugada que cobra córner cuando era saque de arco, la gente reacciono con protesta airada, Ramos Errasti, asistente dos se metió a la cancha y el partido estuvo detenido varios minutos. El partido se reanudó para jugar 4´de descuento y cuando iban 2´ el árbitro cobró penal por una falta de Monzón - expulsado en esa jugada- que no existió. Foglio convirtió el penal y el árbitro vio consumada su obra. Hemos comentado solo algunos de los varios fallos que perjudicaron a los granates y no justificamos de ninguna manera la reacción violenta, pero con los antecedentes lamentables que tiene el fútbol argentino, en otro lugar las cosas hubieran terminado de la peor manera.

EL PARTIDO:

El partido fue parejo con leve predominio visitante, ante un Defensores que le cerró bien los caminos, pero le costó generar riesgo por imprecisiones en ataque. La visita se aproximó con un remate de Sepulveda que cortó bien Romero y un remate de Suárez en el primer palo que controlo con esfuerzo Olivera. Defensores llegó con un remate de Ruben, Peralta dio rebote y cuando Olego se disponía a convertir la jugada fue invalidada por posición adelantada.

El segundo tiempo fue parecido, mucho ritmo, poca precisión, un remate de Foglio por arriba y otro de Suárez que paso cerca fue lo poco que tuvo la visita ante un Defensores que controló bien al rival, pero otra vez le costó llegar. Los granates se quedaban con un punto valioso jugando un buen rato con nueve y Méndez Cedro cobrando todo en contra, pero el árbitro no se iba a ir sin que Estudiantes convierta un gol y cuando iban cien minutos cobró un penal dudoso y Foglio cambió el penal por el gol que le dio el triunfo al buen equipo visitante. Scolari, que llegó con lo justo por una lesión, fue la figura del partido.   

 DEFENSORES (0): Olivera; Romero, Scolari, Mignaco; Monzón, Iuvalé, Serrano, Ruben; Fernández, Olego y Coronel. DT: Héctor Storti.

ESTUDIANTES (1): Peralta; Benavídez, Foglia, Vester, Suárez; Cainelli,  Zbrun, Cabrera,  Oviedo; Sepúlveda y Miranda. DT: Marcelo Vázquez.

GOL: ST 48’ Foglio de penal (E). CAMBIOS: ST 15´Ceresole y Heser por Zbrun y Miranda (E). 20´Borean por Fernández (D), 30 Cuello por Cabrera (E) y 35´Moreno por Sepulveda (E), 52´González por Olego (D). INCIDENCIAS: ST Expulsados 24´Romero (D), 35´Mignaco (D) y 48´Monzón (D). ÁRBITRO: G. Méndez Cedro (Luján). ASISTENTES: E. Callegaris (Mercedes) y L. Ramos Errasti  (Arrecifes). ESTADIO: "Salomón Boeseldín".

 

Compartir

Comentarios