Luego de los trágicos acontecimientos de los años 2001-2002, en donde sufrimos la peor crisis institucional de la nueva era democrática, y se produjo el total descredito político de la historia de la Republica, (“que se vayan todos”); los argentinos quedamos como shockeados u obnubilados por semejante espectáculo, estando todos como distraídos y/o, yo diría con la guardia baja.

 Si, toda esta barbarie nos distrajo de tal manera que no supimos, o pudimos darnos cuenta de lo que se estaba gestando desde el riñón mismo de la política, y permitimos, algunos por acción u omisión, que se desarrollara un nuevo relato de la historia argentina, sin haber tenido el más mínimo atisbo de reacción. E s así como apareció en escena el Sr. Kirchner y su Sra. Haciéndonos creer  que ellos habían inventado el país, la democracia, los DDHH, etc. etc. y que habían tenido una participación comprometidísima en la lucha contra la dictadura, lo que los hacia cuasi herederos de la “gloria militante” de los setenta, y por supuesto herederos del proyecto “nacional y popular“ que invadió y domino nuestras jóvenes mentes de aquellos años, con las trágicas consecuencias por todos conocidas, cuando irrumpe la sangrienta dictadura del 76.

En primer lugar, los que si habíamos tenido un alto compromiso militante en esa época, deberíamos haber aclarado que estos dos jóvenes abogados (se recibieron  en  el 75 y se fueron a Santa Cruz ese mismo año),  abrieron  un buffet, que se especializo en las ejecuciones judiciales producto de la famosa 1050, y que rechazaron todos los pedidos de habeas corpus que les fueron presentados por familiares de desaparecidos, convirtiéndolos en cuasi aliados de la dictadura.

Solamente estos hechos, los cuales no solo eran conocidos por los ex militantes setentistas, si no por la mayoría de los políticos y  periodistas que aun hoy siguen en vigencia, son suficiente causa para al  menos dudar de todo lo que de ellos provenga, ya que no tuvieron el mas mínimo escrúpulo en  “negociar la sangre derramada” .

Lo más preocupante de esto es que ese relato,  sumado a l nuevo proyecto “nacional y popular”, reprendió  e ilusiono  a distraídos, olvidadizos, o vaya saber por qué conveniencia, muchos nostálgicos ex militantes;  lo que es mucho más grave, es que cautivo a la mayoría de los jóvenes nacidos en los ochenta y noventa, tal cual casi como lo sucedido en los 70. Es por esto que toda esta gente nunca va aceptar todo el desquicio en que convirtieron los Kirchner a este país.

Hoy nuevamente, el país se encuentra en una grave crisis, si bien mucho menor que la del 2001, para muchos es la más grave de su historia, y nuevamente nos shockea  y nos distrae y a muchos los encuentra enojados, pero debemos estar atentos y no bajar la guardia, por que se está gestando un nuevo relato que permitiría el regreso de los Kirchner peronistas, con todo lo que ello significaría.

Debemos ser muy pragmáticos e inteligentes para no dejarnos llevar por la pasión y analizar minuciosamente lo que es mejor para este bendito país y continuar en el camino correcto.

GUILLERMO SOFFIANTINI,  63 AÑOS      

Villa Ramallo, 16/01/2019

Compartir

Comentarios