Miércoles 21 de Abril de 2021

Hoy es Miércoles 21 de Abril de 2021 y son las 13:49 Somos Acero FM | La Radio de Ramallo|TENEMOS 34 AÑOS DE RADIO |

LOCALES

24 de diciembre de 2018

Amanda Lerchundi: un ejemplo de esfuerzo y superación

Amanda Lerchundi no es la única que tiene una historia de esfuerzo y superación. Pero hoy es una flamante egresada de la escuela secundaria y su trayectoria es digna de destacar. “La paisa”, tal cual la llamaron durante sus 6 años de escolaridad transcurridos en la Escuela Secundaria N° 7 de la localidad de El Paraíso egresó este pasado 19 de diciembre recibiendo el título de Bachiller con Orientación en Ciencias Naturales

Amanda, como muchos jóvenes de la provincia de Buenos Aires tránsito la escuela secundaria obligatoria, pero para ella llegar a la escuela nunca le fue fácil.

Los 10 km de camino de tierra hasta alcanzar el asfalto y luego otro tanto hasta la escuela nunca fueron obstáculo para presentarse a clase. O si lo fueron, pero el esfuerzo de toda la familia hizo que pudiera sobrepasar el camino de barro, la lluvia intensa y los largos y húmedos días de invierno. A caballo, en tractor o algún otro vehículo que pudiera soportar la temperie permitían salir del campo para las 6.30 subir al transporte escolar. Cursar, estudiar, participar y aprender para volver recién a las 15 hs a su casa.

Nunca desaprobó ninguna materia y durante 2018 tuvo el honor de ser escolta de la bandera nacional, concurriendo a cada evento o acto que fuese necesario representar a la institución. Además y como si todo esto no fuese suficiente, junto a su hermana, son las alumnas con mejor asistencia de la escuela del ciclo.

Historias de esfuerzo como las de Amanda ponen en evidencia la relevancia de las escuelas secundarias rurales, no sólo para garantizar el cumplimiento de la obligatoriedad del nivel sino por permitir el respeto por la idiosincrasia, las costumbres, la cultura de los ámbitos rurales. Tal es el caso de la escuela secundaria de El Paraíso donde las pilchas gauchas son parte del uniforme y desde 2007,  junto al jardincito y las escuelas primarias permiten que todos los niños, jóvenes y adolecentes puedan completar toda su trayectoria escolar en la localidad.

Eduardo Galeano escribía hace tiempo, “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, pareciera que hubiese sido el preludio que describe la esencia de estos jóvenes sencillos, de traza simple, de respetuoso lenguaje y medidas palabras que se abocan a diario para forjar futuros, para cambiar realidades y para tener el honor de lograr el primer título secundario de su familia en una escuela pública rural.

COMPARTIR:

Comentarios