Este miércoles 7 de agosto el taller de Pascual Alonso en el barrio Don Antonio se transformó nuevamente en la parroquia donde los feligreses rindieron su devoción a San Cayetano el patrono del pan y del trabajo.

Una importante cantidad de feligreses se dio cita en el barrio Don Antonio para acompañar al padre Luis Muñoz quién oficio la misa.
 Tras el oficio litúrgico se realizó una procesión por las calles del barrio don Antonio con el santo patrono donde muchas familias fueron a pedir y agradecerle.

En la misa el padre Luis Muñoz resaltó la bondad de San Cayetano y su vocación de ayuda a los más humildes y a los pobres.

En un tramo de la locución el cura párroco hizo mención a diferentes acciones que llevó adelante San Cayetano a lo largo de su vida como la creación de un banco en donde brindaba ayuda a los pobres para que pudieran progresar.

Luego,  compartieron un chocolate con tortas una tradición que se renueva año tras año en el arbolado barrio. 

 

Compartir

Comentarios