A las siete de la tarde los 16 concejales ramallenses se dieron cita con el objetivo de tratar la Ordenanza Fiscal e Impositiva y el presupuesto 2019 lo que en un inicio parecía que iba ser un sesión más de las que se dan a esta altura del año terminó truncada por falta de quórum.

Históricamente hubo fuertes cruces dialécticos de una bancada a otra pero más allá de todo en las reuniones de comisión que se realizaban durante más de un mes se alcanzaban los consensos necesario y la principal legislación que tiene un municipio se terminaba aprobando a veces por mayoría y otras por unanimidad. Esta noche no fue así. 

Pasadas las 22 horas el presidente del concejo deliberante Sergio Costoya confirmaba a la Radio Ramallo “se levantó la sesión por falta de quórum de los concejales del Frente para la Victoria y sus mayores contribuyentes. Se necesitaban la mitad más uno de mayores contribuyentes y de concejales y lamentablemente no se llegó al número, así que ahora vamos a cumplir con la ley llamando nuevamente a extraordinarias para jueves o viernes. Esto pasa porque hay un ejecutivo que no quiere hablar nada, no quiere tratar nada con los concejales, con los concejales de los distintos bloques hemos estado hablando. La ordenanza fiscal impositiva tenía aumentos que iban del 38 al 45 por ciento en promedio y con eso no estamos de acuerdo”. 


Todo comenzó cuando comenzó el tratamiento del articulado del proyecto y en algunos puntos había acuerdos y en otros se generaban controversias, cada bloque votaba por su lado todo en el medio de los carriles normales. Hasta que el concejal Gustavo Perie de Cambiemos propuso que el aumento de las tasas debía ser del 21 por ciento contra lo que proponía el ejecutivo, fue ahí que los ediles de FpV-UC  expresaron su disconformidad y se pararon para luego retirarse del recinto.

 

Compartir

Comentarios