El concejal Elvio Zanazzi habló sobre el tema de la semana el conflicto en Bunge y las perspectivas de los trabajadores. En otro tramo de la entrevista realizada por Ariel Ribak, Zanazzi recordó que la empresa hace un año atrás había anunciado una inversión en el partido de Ramallo donde iban emplear a 300 trabajadores. “Yo creo que la comunidad se tiene que hacer carne del problema de Bunge” remarcó.

“No han dado respuesta desde la empresa. Bunge echa 84 personas y muchos de ellos no habían faltado un solo día, era gente que quería avanzar laboralmente. La empresa no tiene un portavoz, desde la empresa no se ha manifestado nadie. Los telegramas no dan ninguna explicación, no tienen firma y tampoco sello. La forma de despido fue de una perversidad terrible ponían la tarjeta y los echaban” dijo el edil de Unidad Ciudadana- Frente para la Victoria.

“La conciliación obligatoria la dicta el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, la conciliación obliga y pone en el punto inicial y son 15 días más 5 y la realidad hoy es que la empresa estira el periodo. El 2 de agosto es la primera audiencia de conciliación.  Sobre la situación de Bunge soy pesimista, por la manera expresó las cosas, la forma en que los abogados hicieron las cosas me hacen ser pesimista” subrayó.

“Hace menos de un año nos convocaron desde Bunge y nos presentaron un Power Point y presentaron la construcción de una planta nueva donde iban a tomar a 300 trabajadores más y ahora echan a los trabajadores a la calle. Hoy a las empresas le conviene importar, les sale más barato, el poder económico no tiene humanidad. Acá tiene que haber un estado que regule” apuntó. 

Compartir

Comentarios