Avanza lentamente la causa para buscar dar con el o los homicidas del profesor de Educación Física Miguel Russo. Así lo confirmaron fuentes judiciales a este medio. En las últimas semanas vecinos habían expresado el malestar por la falta de respuestas a través de las redes sociales y hasta se mencionó la posibilidad de realizar una marcha por las calles de Villa Ramallo.

El brutal asesinato el Profesor Miguel Russo, sigue impune, y varios vecinos han expresado su preocupación por lo que consideran la falta de avances en la detención del responsable o los responsables. Hasta el momento el secreto de sumario continúa en la causa por lo que la información surge a cuentagotas. 

En las últimas horas una alta fuente judicial confió a este medio que se están realizando pericias técnicas  ya que la resolución del caso es compleja. “Se necesitan reunir las pruebas necesarias para detener a una persona” explicaron casi dando una clase de derecho penal sobre el planteo formulado por cómo se encuentra la investigación. 

Hace diez días atrás vecinos y ex compañeros del profesor Russo habían planteado la posibilidad de manifestarse en Villa Ramallo frente a la sede del edificio que funciona fiscalía, Avenida Doctor Bonfiglio y San Martín. La situación se modificó a la espera de novedades. Una de las personas que quería convocar a la marcha señaló “no se puede convivir con un asesino, el asesino está entre nosotros y la justicia tiene que hacer justicia por Miguel y por nosotros como comunidad”. 

En las últimas semanas no se produjeron nuevos allanamientos a los realizados los días posteriores al homicidio. Desde la justicia esperan sumar más pruebas “técnicas” que den lugar a que la causa pueda tener la resolución esperada.

Mientras tanto, desde sede  judicial repiten que no es fácil encontrar al o los responsable de la brutal muerte. “La causa avanza, nos se confundan, no a la velocidad que nosotros y la gente quiere, pero avanza” explicaron a este medio fuentes judiciales. 

Cabe recordar que el pasado 11 de mayo, el profesor de Educación Física Jubilado Miguel Russo, de 60 años, que trabajaba como sereno en un camping, apareció salvajemente masacrado a golpes en el interior del predio, en un tremendo asesinato  acontecido en la ciudad  de Ramallo.
La víctima presentaba numerosos golpes, aplicados en el cráneo. Estas heridas provocaron el fallecimiento de Russo. 

Russo era un reconocido y querido profesor que residía en Ramallo desde hacía varios años, cuando había arribado desde la Provincia de San Luis. A pesar de haberse radicado hace mucho, no tenía familiares cercanos en la ciudad.

La autopsia reveló una muerte dramática, a Russo le dieron una feroz golpiza con una madera de unos 70 centímetros por 4 o 5 de ancho, y también con el palo de un escobillón.

Compartir

Comentarios