Dos personas movilizados en un Renault kangoo-taxi, ingresaron al local “Ramallo Sport” y comenzaron a comprar mucha mercadería de una reconocida marca. Hicieron una compra de un monto elevado y cuando llegaron a la caja querían pagar con una tarjeta de crédito extranjera, “querían introducir un código de la tarjeta y nosotros no los dejamos” dijo el propietario de la tienda que comenzó a dudar de los sujetos. Luego le dijeron que pagarían al contado pero en dólares, que los tenían en el vehículo y se retiraron. El comerciante salió a buscarlos por la Avenida San Martín y los visualizo dentro de otro local dedicado a la venta de ropa y decidió alertar a los comerciantes y la policía de la ciudad.

Compartir

Comentarios