Este jueves alrededor de las 20 horas, individuos armados, al menos tres, asaltaron un kiosco de venta de frutas, macetas y otros artículos, en el Paraje “Las Bahamas”, sito en el km 191 de la Ruta 9. Los delincuentes buscaban una suma de dinero que los propietarios del comercio no poseían, de todos modos se llevaron una suma importante que estaba destinada al pago de proveedores.

El Paraje “Las Bahamas” ya no posee el esplendor de otros tiempos, cuando contaba con la parada de varias empresas de colectivos, camiones y automóviles, y tenía resturante, estación de servicio, taller, gomería y otros servicios. Pero sigue viviendo gente en el lugar, laburantes que se gana la vida con mucho esfuerzo.  Entre ellos, Andrea y Reynaldo, que tenían un pequeño puesto de venta de frutas que fue creciendo, hoy además de frutas, veden masetas, plantas, fiambres, productos envasados, mercadería, casi un almacén. Este jueves pasada las veinte, al menos tres individuos armados ingresaron al local amenazando con un arma de fuego al matrimonio, que se encontraba en el comercio con su pequeña hija y una pareja perteneciente a la familia que estaba de visita. Luego de la amenaza, un individuo se quedó con la mujer y el matrimonio y otros dos llevaron a Reynaldo hasta su domicilio que se encuentra a unos doscientos metros del comercio convencidos que tenían una suma cercana al millón de pesos, que era lo que pedían desde que llegaron, en un momento que la víctima le manifestaba no contar con ese dinero, le pegaron un culatazo en la cara, que le produjo la quebradura de un diente. No había un millón de pesos, pero si una suma importante destinada al pago de proveedores, obtenido ese dinero se dieron a la fuga, luego de volver a amenazar y atar a las víctimas. Esta madrugada Andrea, propietaria del comercio le decía a la Radio Ramallo: “Estábamos con mi esposo, mis cuñados  y mi nena cuando ingresaron dos hombres a comprar, supongo que andaban en algún vehículo, a ese lugar no es fácil llegar caminando, entraron a comprar, no los conozco, pero en la ruta es habitual que pare gente desconocida, preguntaron precios, salieron para volver inmediatamente con una arma. Le ofrecimos todo lo que teníamos de la venta del día, que no era mucho, hubo un accidente, la ruta estuvo cortada y trabajamos poco, pero querían más plata, nos pedían un millón de pesos, una plata que nunca tuvimos. Pero en un momento dado se llevaron a mi esposo para mi casa que está cerca, le pegaron, y se llevaron el dinero de la venta del fin de semana, y lo que teníamos para pagar a los proveedores, le dimos todo, todo lo que teníamos. Se fueron relativamente rápido, nos dejaron atados, nos dijeron que no nos moviéramos por un rato y le hicimos caso, así que no vimos en que se movilizaban. No lo podemos creer, hace doce años que estamos ahí y nunca nos había pasado algo así, esto lo habíamos visto en la tele nomas. Mi nena (tiene 5 años)  está bien, pero presenció todo, no sé cómo va a reaccionar, tampoco sé cómo vamos a reaccionar nosotros, todavía no lo podemos creer. Nosotros no llamamos a la policía, creo que un vecino vio algo que le llamo la atención y los llamo. El patrullero andaba de ronda y lo llamaron”, señalo la joven todavía consternada por él hecho.  Según pudimos saber, los vecinos vieron una camioneta Eco Sport o una marca parecida de color oscuro, que después dedujeron que era la que se movilizaban los delincuentes, en primera instancia a nadie le llamo la atención esa camioneta en la banquina, es un lugar donde los vehículos para constantemente y otro dato que seguramente tendrá la policía y la fiscalía, que en algún lugar no muy lejano, tal vez otro parador, había alguien que tenía encima un millón de pesos.     

Compartir

Comentarios