Sábado 13 de Julio de 2024

Hoy es Sábado 13 de Julio de 2024 y son las 01:10 - Somos Acero FM | La Radio de Ramallo | TENEMOS 36 AÑOS DE RADIO |

LOCALES

2 de septiembre de 2023

"Yo soy un hijo de la educación pública"

El Doctor Antonio Malaspina, neurocirujano, compartió su viaje desde las aulas rurales de Ramallo hasta la excelencia médica en Nueva York. En sus propias palabras, reflexionó sobre la educación pública argentina y cómo le dio la oportunidad de llegar a donde está hoy.

El Doctor Antonio Malaspina, una eminencia en el campo de la neurocirugía con una carrera que lo llevó desde las aulas rurales de Ramallo hasta los hospitales de Nueva York, ofreció una perspectiva única sobre su viaje inspirador.

"Yo soy un hijo en lo profesional de la educación pública, tengo la posibilidad de ser quien soy hoy en día gracias a mi familia y a la educación pública argentina", enfatizó el Dr. Malaspina, reconociendo la base sólida que lo impulsó desde el principio.

Originario del Paraje Zino en Ramallo, el Dr. Malaspina recordó su infancia en el campo con cariño: "Tengo 34 años, hoy en día lo veo como un privilegio el que tuve, tuve una infancia muy sana. La educación que tuve en la Escuela Nº 2 fue muy buena. En cualquier parte del mundo por esa educación se tendría que pagar mucho dinero, porque éramos pocos alumnos y la seño como le decíamos nos enseñaba uno a uno. Eso fue un privilegio".

A medida que avanzaba en su educación, el Dr. Malaspina hizo la transición a la escuela técnica en Villa Ramallo, un cambio significativo en su vida: "Cuando empecé en la escuela técnica, yo digo cuando me preguntan cómo es vivir en Estados Unidos, yo digo que el gran cambio lo tuve en la escuela técnica, ese fue el cambio que más impacto en mí, éramos 30 chicos en toda la escuela rural y de repente en la escuela técnica éramos 30 chicos en un salón, fue un cambio muy grande".

Durante sus años en la escuela técnica, recordó con gratitud a Gabriela Blanco, una profesora que dejó una marca indeleble en su educación. "Estudiaba con Feli, el hijo de Gabriela y me ayudó mucho en mi formación", agregó. 

Desde temprana edad, admiraba y respetaba a los médicos, inspirado por su tío Rubén Malaspina y los hermanos Despósito en Ramallo, lo que lo llevó a perseguir su sueño de estudiar medicina en Buenos Aires.

"La vida en el campo la sigo manteniendo cada vez que vuelvo. Cada vez que tengo la oportunidad de ir al campo voy. Mis inicios fueron muy diferentes a lo que hago hoy. Mi infancia con mi familia, con mi hermano Santiago, los amigos, los bailes en el club Paraje Zino cada vez que vuelvo y ando por la Ruta 51, tengo recuerdos muy felices", agregó el doctor sobre sus raíces rurales.

Sobre su destacada carrera médica, el Dr. Malaspina comentó: "Estudié medicina y cuando me recibí completé seis años más en la especialidad de neurocirujano. Es una de las residencias más largas y el último año sos el jefe de residente y donde los casos son complejos. No hay una cirugía sencilla o simple en la neurocirugía".

Desde temprana edad, Malaspina sintió una profunda admiración por los médicos locales, lo que lo motivó a perseguir una carrera en medicina. "Siempre tuve en mi cabeza la idea de estudiar medicina. Y me vine a Buenos Aires", compartió. Su formación en la Universidad de Buenos Aires (UBA) lo catapultó hacia una especialidad en neurocirugía, y más tarde, su camino lo llevó a Nueva York, donde desarrolla su carrera en investigación en neurociencia.

Te puede interesar: https://laradioramallo.com.ar/nota/11282/muestra-artear-2023-arte-en-el-museo-ramallo-en-tiempos-desafiantes

Su carrera dio un giro significativo cuando tuvo la oportunidad de realizar una capacitación en Nueva York en la Universidad de Cornell. Esta experiencia le permitió establecer contactos clave y, posteriormente, ser convocado por la Universidad Rockefeller para trabajar en proyectos de investigación en neurociencia en Estados Unidos.

En su actual posición en Nueva York, destacó la importancia de aprovechar las oportunidades que se presentan en la vida. "Siempre pensé que me iba a volver a Ramallo para trabajar pero surgió la posibilidad y nunca me imaginé todo esto. Veo difícil volver por el hecho de mi trabajo, la posibilidad que tengo en Estados Unidos es única, estoy muy contento de estar en ese lugar y espero estar ahí por muchos años más", concluyó.

La historia del Dr. Antonio Malaspina es un testimonio inspirador del poder de la educación pública y la pasión por la ciencia para impulsar a una persona desde un pequeño pueblo en Ramallo hasta la cima de la neurocirugía en Nueva York.

 

COMPARTIR:

Comentarios