La "Masacre de Ramallo" se desencadenó en la madrugada del 17 de septiembre de 1999, aunque los hechos habían comenzado un día antes cuando un grupo de delincuentes asaltó el Banco Nación de esa ciudad y tomó rehenes. Los delincuentes intentaron escapar en un auto con el contador, el gerente del banco y su esposa como rehenes, pero el coche fue atacado a balazos por la Policía desde varios ángulos. Además de Santillán y Chávez, murió uno de los delincuentes, Javier Hernández, mientras que la esposa del gerente, Flora Lacave, y el asaltante Carlos Martínez sufrieron heridas. Otro delincuente, Martín Saldaña, resultó ileso, pero murió ahorcado en la comisaría segunda de Ramallo.

Compartir

Comentarios