La producción de acero crudo correspondiente al mes de junio de 2020 fue de 241.100 toneladas, 41,4% menor respecto a la de junio de 2019 (411.700 toneladas). La producción de laminados a junio 2020 fue de 249.100 toneladas, un 31,7% menor que la de junio 2019 (364.500 toneladas)


 

El mes de junio fue el primer mes que las plantas productoras de acero tuvieron operación luego de las paradas y cierres derivadas de las medidas de aislamiento que afectaron al aparato productivo desde el 20 de marzo pasado, producto de las medidas de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. En consecuencia, la producción de acero crudo en la Argentina en el primes semestre de 2020 fue de 1.470.000 toneladas, representando una caída de 36,6% respecto del primer semestre de 2019.

 

Actividad general

 

En el marco de los efectos del COVID-19, las plantas productoras de acero están produciendo con los correspondientes protocolos de operación segura: habilitando turnos para los ingresos a áreas comunes, aplicando medidas de distancia social, rutinas de desinfección, mayores frecuencias de transporte dentro de las plantas, e instalando cámaras termográficas al ingreso de planta, entre otras medidas. Asimismo, las empresas readaptaron rápidamente sus programas de desarrollo local reforzando la infraestructura de los sistemas de salud de sus comunidades cercanas y adaptando líneas de producción para la producción de máscaras faciales, para la prevención del COVID.

 

Los sectores consumidores de acero tuvieron distintos comportamientos. En algunos, comenzó a verse una leve recuperación, traccionada por la reapertura de actividades industriales en las distintas provincias. Sin embargo, el sector ligado a la energía, producto de la caída de la movilidad y del consumo de combustibles, tiene hoy una operación mínima impactando fuertemente en el consumo y en la producción de tubos de acero sin costura, que operó durante el mes de junio a menos del 20% de su capacidad con esquema de suspensiones acordadas con el gremio.

 

Las perspectivas de actividad para los próximos meses dependerán del comportamiento de los diferentes sectores consumidores de acero, de la sostenibilidad en el tiempo de esta incipiente recuperación de los sectores que están reactivando (maquinaria agrícola, construcción, línea blanca, y con más gradualidad, automotriz y autopartes) y de la posibilidad de compensar la caída doméstica con mayores exportaciones de productos de acero de altísimo valor agregado, propios de la competitividad que tiene el conglomerado siderúrgico local.

 

 

Reintegros y Retenciones

 

Las empresas productoras de acero están en condiciones de exportar productos de valor agregado generando divisas para el país. Para lograr esto, es necesario rever la situación actual de no restitución de reintegros industriales y la imposición de retenciones a las exportaciones industriales que imposibilita llegar a los mercados con una oferta competitiva de productos de acero, como de la cadena de valor. 

 

El mercado mundial del acero cuenta con una sobrecapacidad del orden del 40% del consumo actual. Esta situación motiva una intensa competencia por acceder a los mercados demandantes, a los que solo es posible acceder con ofertas realmente competitivas, similares a las que tienen países de la región.

 

Eliminando las retenciones a las exportaciones y restituyendo los reintegros, Argentina podría lograr ingreso de divisas derivada de mayor nivel de exportaciones, con impacto fiscal neutro. Esto posibilitaría que las plantas productoras operen con un mayor índice de ocupación mejorando su productividad, con el consiguiente impacto positivo en la demanda de productos y servicios y en la actividad económica en general.

 

Actividad de los sectores consumidores de acero

 

De los sectores demandantes, la construcción -y especialmente la orientada a las obras más pequeñas en el interior- comenzó a mostrar algo de actividad. El incremento de los despachos de cemento, en bolsa, refuerza este dato. Se mantienen aún algunas obras públicas vinculadas con saneamiento en aguas y cloacas en algunos municipios; sin embargo, resta aún reactivarse la construcción en el AMBA. Por su parte, los sectores de la agroindustria, maquinaria agrícola y línea blanca continúan traccionando.

 

La industria automotriz, así como su cadena de suministro de autopartes, ha retomado su producción, aunque aún con valores muy lejanos a los que registró años anteriores. La producción de junio, si bien mostró crecimientos importantes respecto de mayo, refleja una caída del orden del 34% respecto del mismo mes del año 2019.

 

Por su parte, la demanda del sector de energía sigue estancada, vinculada fundamentalmente a la falta de consumo de combustibles. Las operaciones que tienen hoy los yacimientos locales tanto en Vaca Muerta como en el resto de las cuencas son mínimas, con niveles de actividad del 10% inferior a los registrados en junio 2019. A esto se suma que aún queda en la Argentina remanentes de stock para refinar.

 

 

 

 

ACERO CRUDO
 

La producción de acero crudo en el mes de junio de 2020 fue de 241.100 toneladas, resultando 24,1% superior respecto de los valores de mayo de 2020 (194.300 toneladas) y 41,4% menor respecto a la de junio de 2019 (411.700 toneladas).   

 

HIERRO PRIMARIO
La producción de hierro primario en junio de 2020 fue de 113.900 toneladas, resultando 23,3% superior a la de mayo de 2020 (92.400 toneladas) y 52,7% menor a la de junio del 2019 (240.600 toneladas).

 

LAMINADOS TERMINADOS EN CALIENTE
La producción total de laminados terminados en caliente en junio de 2020 fue de 249.100 toneladas 31,0% superior a la de mayo de 2020 (190.200 toneladas) y 31,7% menor a la de junio del 2019 (364.500 toneladas).

 

PLANOS LAMINADOS EN FRIO
La producción de planos laminados en frío de junio de 2020 fue de 79.200 toneladas, resultando un 46,0% superior a la de mayo de 2020 (54.300 toneladas) y 22,0% menor a la de junio del 2019 (101.600 toneladas).

 

Fuente: Cámara Argentina del Acero

Compartir

Comentarios