Alrededor de las 13:30 horas de este viernes se incendió una vivienda en Tucumán 45 de la ciudad de Ramallo. Al lugar concurrieron dos dotaciones de bomberos que a su llegada se encontraron con un incendio generalizado. Al momento que comienzan a trabajar los bomberos ya se encontraban dos paredes derrumbadas y parte del techo desplomado. En la casa siniestrada vive un matrimonio con dos hijos, el esposo estaba trabajando, los niños resultaron ilesos, y la mamá recibió quemaduras importantes en sus manos.

Carlos Andrade de 27 años vivía en la vivienda siniestrada con su pareja, Rosario de 29 años y sus hijos, Fiama (6) y Segundo (4). Lamentablemente la casa que había comprado con mucho esfuerzo y que le estaba  haciendo algunas mejoras no está más, no quedó nada de nada. Carlos y su familia han recibido una rápida ayuda de la gente que sigue mostrando su solidaridad, recibió ropa, alimentos, artículos de limpieza, también del área de Desarrollo Humano de la municipalidad se hicieron  presentes. Pero de la casa no le quedó nada, un mueble, una cocina, materiales, un ladrillo, todo será útil para esta familia de un plumazo se quedó sin nada.

La Radio Ramallo dialogó con Carlos estrada quien señalaba:  

.- “Estoy golpeado, sorprendido, no puedo describir lo que paso, porque todavía no me cae la ficha de que me quedé sin nada. Yo estaba trabajando, pero por lo que me dicen, mi hijo más chico jugando con un encendedor, sin querer prendió  un colchón o algo y se propagó el fuego rápidamente. Mi señora estaba cocinando y cuando se dio cuenta ya no podía hacer nada, sacaron los chicos con los vecinos, ella se quemó las manos intentando salvar algunas cosas, pero no se pudo hacer nada”.

.-“Estoy muy agradecido con la ayuda de los vecinos, también mucha gente que no me conoce vino a ayudarme, a las dos horas estaba tapado de ropa para los chicos, colchones, artículos de limpieza. Pero me quedé sin techo, no soy bueno para pedir, no me gusta, pero no me queda otra que recibir una mano con lo que sea, una puerta, algún ladrillo, lo que sea”.

.-“Vino gente de bienestar social, me brindaron alimentos, una buena cantidad de leche para los chicos, trajeron frazadas, comestibles. Ahora necesito materiales, de la mano de obra me encargaría yo, pero no tengo plata para comprar lo que necesito, como están las cosas hoy calculo que recuperar lo que tenía me va a llevar diez años”.

.-“Mis hijos salieron ilesos, pero mi pareja recibió quemaduras bastantes graves en la manos intentando rescatar algo de lo material. Además estaba mal pensando que yo me iba a enojar, pero este fue un accidente que le puede pasar a cualquiera”.

Cuando La Radio Ramallo llegó al lugar de los hechos, encontró junto al propietario a Sergio Butara, comerciante ramallense que tanto ha trabajado para el cuartel de bomberos de Ramallo, quién nos pidió encarecidamente no hacer declaraciones, pero sabemos que se acercó para dar una mano y que seguramente lo que se recaude del Bingo Salud de estos días ya tienen destinatario.    

Compartir

Comentarios