Santiago Gallucci Otero, o simplemente “Chacho” Gallucci, es un futbolista de Ramallo, que se inició en Social, desde muy chico se fue a River donde hizo desde inferiores a primera división. Paralelamente jugó en las selecciones juveniles de argentina desde Sub 14 hasta Sub 21. Por aquel entonces fue sparring de la Selección Argentina en el mundial de Sudáfrica donde compartió momentos inolvidables con Messi y Maradona. Después jugó en Godoy Cruz, Douglas Haig, Unión Española de Chile y recientemente se desvinculó de Central Córdoba de Santiago del Estero donde había logrado el ascenso a la Superliga.

“Chacho” Gallucci integró siempre las  selecciones juveniles de argentina, era titular inamovible en cada equipo que jugó, pero le tocó una mala época de River, su representante estaba enesmitado con Passarella– Presidente de River en aquel tiempo- y todo  parece indicar que eso le jugó en contra dentro de River, y tal vez marcó su carrera para siempre. Trayectoria que no es para dejar de valorar ni mucho menos, muchos han soñado en ocupar los lugares que él ocupó en el fútbol, pero siempre pareció estar para más. Ahora desvinculado de Central Córdoba busca nuevos rumbos dentro del profesionalismo.   

“Chacho” Gallucci Otero:

“Hace unos días mi ex compañero Alexis Ferrero, que ahora es manager, me comunicó que no iban a contar conmigo en lo que resta del año, así que vamos a emprender nuevos caminos. En realidad somos quince los futbolistas que quedamos libres, entre ellos grandes jugadores como Marcelo Meli y el “Ruso” Rodríguez, que fueron referentes en el club. Seguramente como no hay descenso le van a dar lugares a los juveniles. Así que habrá que esperar porque con este tema de la pandemia está todo muy parado, sobre todo en el fútbol, donde hay mucha incertidumbre, pero hay que tener paciencia, esperar que esto pase y cuando todo mejore veremos cuál será mi destino”.

“Tuve el privilegio de jugar en un club como River, integrar la selección argentina desde Sub 14 hasta Sub 21, en el principio de mi carrera  me pasaron muchas cosas lindas. Estar en River te abre muchas posibilidades, pero me tocó una etapa mala del club, tanto en lo dirigencial como lo futbolístico y creo que la cosa paso por ese lado. Los dirigentes en el fútbol manejan muchos intereses y en ese momento me perjudicó, así tuve que abrir camino por otros lugares y en el principio de mi carrera la verdad que tenía otras expectativas. Pero lo de River fue más que nada dirigencial, yo era representado por Sívori, que en ese momento estaba distanciado con Passarella (Presidente)  y eso me perjudicó, calcula que en ese momento por ese tema le cerraron las puertas al “Chori” Domínguez y Cavenagui  y caí también yo en la volteada. Vine de ser sparring de la selección en Sudáfrica y terminé jugando en reserva, era algo que no tenía lógica en ese momento”.

“Hace uno días me hicieron una nota en T y C Sport, recordando los diez años del mundial de Sudáfrica y la verdad que fue una de las experiencias más lindas que me tocó vivir en el fútbol. Soy un agradecido del fútbol, quizás en primera división no me fue como esperaba, salvo en Chile, donde me fue bien, me hubiera gustado jugar un poco más en primera en argentina, pero  después de esa experiencia que pude compartir como sparring de la selección, con Maradona (DT) y Messi juntos, y tantos otros jugadores con los que la pase muy bien, no le puedo pedir nada más al fútbol.  

“En la primera práctica de fútbol que hicimos antes del primer partido del mundial, a Messi se le fue la pelota un poco larga, quedé a un metro y él a tres y me jugué pensando que llegaba, pero es una luz, llegó antes y le metí una patadita en el empeine, cayó y quedó en el piso. No se daba vuelta,  no se levantaba, yo rezaba y pedía que se levante, que se levante, se acercó Diego (Maradona) y me dice, tranquilo nene que me los vas a romper, así que te imaginas como estaba yo, cuando se levantó y vi que no tenía nada respire”.    

“Cuando fui a Godoy Cruz me llevó Palermo, que me conocía de Sudáfrica, confió en mí y me llevó, tuve la suerte de debutar, fue un paso lindo, porque se daba lo que uno soñó desde chico, y más allá de que no jugué mucho me dio la posibilidad de debutar en primera, algo por lo que uno luchó y que es muy lindo, para uno y para la familia. Después me tocó bajar un poquito de categoría, jugué la B Nacional con Douglas, jugué bastante tiempo, me sirvió, jugué siempre y de ahí pase a Unión Española donde me fue muy bien. Después no tuve suerte, se cayeron un par de posibilidades, Atlas de México, Atlético Nacional de Colombia, así que a último momento me incorporé a Central Córdoba. No era lo quería, tenía otras expectativas también, fueron golpes que fui asimilando, pero soy de ponerle el pecho a las cosas, que siempre se dan por algo y me tocó ascender con Central Córdoba, con mucha continuidad en el equipo, eso fue algo lindo que me regaló también el fútbol. Era un equipo chico con poca infraestructura, pero cuando me llamaron me dijeron que me querían para ascender y fuí con esa intención, aunque  también era realista y parecía que no estaban todas las condiciones para pelear el ascenso. Pero me encontré con un grupo muy unido, con muchas ganas y eso muchas veces cuenta más que la calidad de los futbolistas”.

Compartir

Comentarios