El pasado miércoles 10 de junio integrantes de nuestra organización estuvieron reunidos con los secretarios de Medio Ambiente, Desarrollo Local y Turismo.


Si bien el eje central de la reunión giró en torno al trabajo de conservación en la reserva municipal Ramallo, dejamos sentado que no hay protección posible si no hay una visión integral del territorio. ¿Cómo puede sobrevivir un reservorio natural en medio de una pretendida zona industrial? ¿Hasta cuándo podrá este bioma soportar el impacto de las empresas?

En este sentido, aprovechamos la oportunidad para expresar nuestra preocupación por las manifestaciones públicas del intendente Perie en relación a la empresa Cementos Avellaneda. Recordemos que esta empresa se estableció ilegalmente durante la gestión anterior y continúa en obras pese a una cautelar del año 2012 que fue confirmada en 2019. Esta cautelar prohíbe cualquier movimiento de tierra en el lugar en tanto no haya una zonificación que lo habilite.
Vale aclarar que, si esta empresa se hubiese establecido en la zona industrial, ya estaría funcionando perfectamente. Pareciera que hay un cierto capricho de establecer Cementos Avellaneda en un área con zonificación rural por parte de la empresa y del gobierno de Ramallo.

Además, expresamos en el encuentro que es necesario considerar el estudio realizado en Ramallo por el PROMAS. En este se evidenció la mala calidad del agua y del aire en gran parte del partido. El estudio estuvo encabezado por el Dr. Alejandro Oliva, andrólogo, quien ha participado en proyectos relacionados con ambiente y salud, en nuestro país y en el extranjero. También solicitamos se gestione la obtención de los resultados del campamento sanitario realizado por la UNR y el EMISA. Este último, en el informe preliminar, alertó sobre la calidad del aire y solicitó que se tomen medidas urgentes para mitigar el impacto sobre la población (año 2018). Llama la atención que los funcionarios, al parecer, no estaban al tanto de alguno de estos estudios y sus resultados.

Consideramos que estos estudios proporcionaron datos imposibles de desestimar a la hora de tomar decisiones sobre nuestro partido. Mencionamos esta información en la reunión porque Cementos Avellaneda trabajaría a cielo abierto con un material muy contaminante llamado coque de petróleo, o Petcoke, que es altamente volátil. Por lo tanto, tener en cuenta las condiciones del agua, el aire y el suelo es imprescindible.

Además, como en todas las gestiones de gobierno, pedimos que se siga de cerca la problemática del agua, se tomen medidas al respecto y se publiquen mensualmente los resultados de los análisis como lo establece la ordenanza 5739/18 para conocimiento de la población.

Agradecemos la voluntad de dialogo de los secretarios y ofrecemos nuestra colaboración siempre que sea posible.
Hay cuestiones que no podemos ni debemos negociar: la salud y la vida.

Prensa UPVA - "Unidos por la Vida y el Medio Ambiente"

Compartir

Comentarios