Los docentes se han transformado en otro grupo de protagonistas de la pandemia, al menos eso es lo que se puede visualizar en Ramallo.

Cuando comenzó la ayuda alimentaria a entregarse en el distrito se distribuyeron 1300 bolsones alimentarios en el primer mes. La situación lamentablemente fue en aumento y este miércoles terminaron distribuyendo entre las familias ramallenses cerca de 3500. 


Los bolsones fueron armados entre el lunes y el martes en las escuelas en donde cada directivo convocó a un grupo de educadores locales para que todo quedara preparado y este miércoles en cada casa llegara la ayuda alimentaria. 
En algunos casos pasaban las familias a retirarlos por las escuelas y en otros casos los mismos docentes o directores se encargaban de visitar a las familias. 

No se visibiliza

Las tareas que es silenciosa y efectiva para muchos directivos continua en la semana cuando salen a recorrer casa por casa a los alumnos que  no participan en las aulas virtuales. Lo hacen primero consultando como están, en algunas situaciones toman nota de las necesidades y en otras llevando el material en papel para que puedan continuar con el plan pedagógico. 

Por estos días de pandemia ponen dinero de su bolsillo para dar respuestas a familias para colaborar con elementos de limpieza o aquello que necesitan. 

De hecho en algunas de las escuelas del distrito, además de los alimentos decidieron comprar caramelos con recursos propios para acercar una golosina en tiempos que falta mucho de todo en algunos hogares. 

Después en la semana continúan con el plan educativo y buscan hacer simple la vida de los chicos sabiendo lo que muchos de ellos sufren en estos tiempos de confinamiento social. 

Todo esto es lo que pasa en gran parte de la vida de los educadores ramallense que en el medio de la pandemia como dicen los pibes directivos y docentes se ponen la 10 y salen a dar respuesta más allá de la misión que tienen en el plano pedagógico. 

Compartir

Comentarios