Muestras de afectos, palabras cálidas en medio de la partida, cariño y recuerdos son los que compartimos en esta tríada de publicaciones que realizamos desde la Radio Ramallo por pedido de la familia de Jorge Salazar. Compartimos los mensajes enviados por amigos y familiares a Rosaura Salazar.

QUE TRISTE NOTICIA!!!MUCHO DOLOR.Jorge amigo desde pequeño.La vida nos unio mas cuando comenzamos la escuela primaria,cuando terminamos el grupo tomo caminos diferentes,pero nunca dejamos esa amistad que habiamos construido.cuando nos encontrabamos charlabamos recordando los lindos momentos y tambien como estabamos.JORGE cuantos recuerdos.Hoy te toco partir.Ramallo te quiso siempre y te seguira queriendo porque fuiste una gran persona con una excelente formacion de tu familia.Vos nunca cambiaste porque tu escencia fue siempre ser asi humilde,honesto,solidario,sincero,y un sin fin de atributos que te hacian ser un grande.Te quise y te recordare siempre.Q.D.E.P.
Susana Mabel Farano

 

 

Jorge fue una de las primeras amistades que hice, fuera del ambiente de mi profesión. Lo conocí a mediados del 75, en encuentros casuales en DEFENSORES. La amistad fue para siempre. Hombre educado, respetuoso y amable. Y muy gaucho. Recuerdo cuando después de un fin de semana en la isla, con llovizna permanente, el se volvió a Ramallo domingo a la mañana. Yo con mi hijo y un par de amigos partimos en mi lancha a San Nicolás tipo 2 de la tarde. Y seguía lloviznando. En el Tonelero se planto el motor. Camine a la ruta y volví a dedo a la casa de Jorge. Serian las 5.Estaba en la casa paterna, recién bañado, tirado en un sofá, escuchando música. Antes que le terminara de contar lo que me pasaba y partíamos a bajar su lancha, ir hasta el Tonelero y remolcarme hasta Ramallo. Un tipazo. Pero es muy fácil hablar resaltar el buen carácter de Jorge, porque era su forma habitual de comportarse. Pero...........teníamos un grupo de cuatro de RUMY todos los mediodías en DEFENSORES. Lito Natalini, Gringo Giogini y yo. Tres calentones que no querían perder, y nuestro querido Jorge siempre parejito, sin enojos y tranquilo. Pero un dia, cada vez que le tocaba dar, ponía un comodín en la mesa. En la tercera vez, el Gringo que era su compañero le empezó a exigir que mezclara bien, casi gritandole: MEZCLA...MEZCLA..., y el tranquilo de Jorge revoleó los dos mazos de carta hasta el techo, y le dijo: asi te gusta? Ahora júntalas vos. Estuvimos toda la semana riendo.

Rubén Alvarez

 

 

 

 

JORGE RAIMUNDO SALAZAR    1948-2020

Un ciudadano.

Los ochenta fueron años vertiginosos; Tiempo  de tragedia y paradójicamente de esperanza; Quienes tenían vocación política deberían lidiar con las calamidades que dejaba el Proceso y  consolidar en nuestra patria  la confianza  en una democracia incipiente, recién restaurada y por muchas razones débil    -a lo largo de esos primeros  años se sucederían  peligrosas intentonas golpistas – y no se podía de ninguna manera permitir la vuelta al ciclo de golpes militares que habían devastado  al país. En todos los rincones  se hablaba de política y de economía;  dirigentes de vasta  trayectoria alternaban  con jóvenes  con mucha vocación y quizás  poca experiencia en la administración pública. “sin papeles”. Villa Ramallo no era la excepción.

Allí la elocuencia de Hugo Chiappari dirigente de una de las dos ramas en que se había dividido el viejo frondizismo convocaba en torno a su mesa la atención  de unos y otros. En esas tenidas nocturnas de fuertes discusiones,  se encontraban quienes iban a representar en las elecciones los valores y experiencias del MID;   Carlos Gil, Rubén Pennessi, Daniel Bellochio,  Hugo Cusich, Elena De Luelmo y Carlos Alberto García  conformarían la lista. Otros animadores de fuste fueron Edgardo Fiori, Chichino Latrille  Chicho Migliaro y Horacio, hermano de Jorge.

A Tilucho Salazar quien manejaba algunos asuntos desde la vieja casona familiar y tenía tras de sí una memorable gestión municipal le tocó convencer a Jorge  para que integrara la lista en función del amplio conocimiento que tenía en todos los sectores de la vida pública de Ramallo;Jorge tenía amigos por todos lados y había logrado esquivar a fuerza de simpatía cierta vieja rivalidad que existía entre el Pueblo y la Villa. Al único enemigo que conocía lo cargaba desde los catorce años a la espalda, sin quejarse, con algo dulce siempre a mano por si le bajaba la glucosa. Casi a la fuerza  lo colocaron en el cuarto lugar.

Dos o tres cuestiones inesperadas se conjugaron para que a fines de 1984 asumiera las funciones de concejal;  Las cumplió acabadamente bregando por su eterna pasión: El Paraná. Presentó proyectos que tenían que ver fundamentalmente con el río,  que él entendía como un recurso natural que podía desarrollar fuertemente a Ramallo junto con el campo y la industria. Cada vez que la función le dejaba un rato libre  remontaba  su curso majestuoso  hasta “El espejo de los Milagros” el rancho de la familia que albergó en su tiempo a personajes de la política, el deporte y la cultura, entre otros, Carlos Di Fulvio, que le compuso una bellísima canción.

Los hilos de la historia  fueron tejiendo su trama y la  consanguineidad  que el peronismo mantuvo desde el histórico frente con el frondizismo en 1973,  lo llevó a la Delegación municipal de Villa Ramallo en el año 1995, función en la que desplegó todo  su esfuerzo y creatividad. Atento a las necesidades de la gente  su gestión dio continuidad a un ciclo de realizaciones en infraestructura que tuvieron un fuerte apoyo de la provincia de Buenos Aires.

 

 

 

Los  vecinos de aquella época lo recuerdan como un Delegado  ejemplar que supo acompañarlos  en todo momento, siempre dispuesto a poner los recursos del municipio para  salir de una emergencia. Finalizadas sus funciones volvió  al llano, a su taller de mecánica de la Avenida Newbery  y  a su familia; A seguir con su vida de austeridad y sencillez tal como siempre lo conocimos.

Jorge Raimundo Salazarquien había nacido el 25 de Febrero de 1948 falleció este 16 de Mayo;Quien honró los cargos  con la humildad que sólo tienen los grandes de espíritu partió  en tiempos grises, de aislamiento social y distancia obligatoria –justo él que era todo abrazo y todo entrega-   esa tristeza  no  impidió a infinidad de vecinos  que conocimos su hombría de bien, despedirlo con un grato recuerdo desde allí donde nos encontró la noticia.

El, como siempre, nos dejó su cercanía, su sonrisa generosa y su incomparable calidez humana.

Ramallo 21 de Mayo de 2020.

 

 

Compartir

Comentarios