Este miércoles vía messenger este medio consultó a la médica marplatense que le escribió una carta al presidente de la Nación Alberto Fernández por la respuesta que dio cuando sugirieron reducir los sueldos de la clase política para afrontar la pandemia por coronavirus. La joven profesional de la salud prefirió no dar una entrevista pero dejó el siguiente mensaje:

"Hola buen día! Agradezco la predisposición y el interés pero voy a rechazar la entrevista. Sinceramente nunca pensé la dimensión que una expresión espontánea y honesta entre tantas miles que hoy en día suben a las redes sociales, iba a tener semejante repercusión. Obviamente espero que llegue de alguna otra forma al presidente y colabore con sumar a la sociedad pero no creo beneficioso para mi la exposición en medios" respondió por messenger.

 

Carta publicada en las redes sociales

Señor Presidente de la República Argentina Alberto Fernández:

Mi nombre es Estefanía Mazza Diez soy médica marplatense recibida en la Universidad Nacional de La Plata. Especializada en Cirugía General en un hospital público.

Los médicos amamos lo que hacemos. Podemos pasar días sin dormir para dar lo mejor de nosotros. Se llama vocación, pero no por amar lo que hacemos ni por tener en manos la vida de una persona merecemos la falta de respeto económico que obtenemos.

Y me refiero a falta de respeto porque para estar bien económicamente todos, todos los médicos, trabajamos de lunes a lunes en mínimo 3 lugares diferentes.

No es mi objetivo trasmitir odio, rencor o sumarle más problemas a los que ya tiene. Lo que quiero expresarle va más allá y me surgió después de escucharlo recién hablar. Si usted me llama a las 7 AM, 23 PM y hasta las 4 AM yo también lo voy a atender y voy a estar dispuesta para ayudarlo en lo que necesite.

Si para la sociedad está 'naturalizado' que un médico haga guardias de 24/36/48/72 horas no debería sorprenderle que en una pandemia un diputado esté al teléfono 12 horas al día.

Si sus diputados, senadores o clase política se merecen no rebajarse los sueldos ($200.000 por mes) porque están disponibles a toda hora, ¿por qué yo como médica merezco un sueldo de 40.000 pesos por mes del Ministerio de Salud cuando estoy disponible al pie del cañón trabajando con la vida de sus ciudadanos argentinos las 24 horas de los 365 días del año?

Usted dijo que no apoya que se rebajen los sueldos la clase política porque es el único ingreso que tienen. Y que "solo recaudaría 200.000.000 millones de pesos, ¿y qué haces con eso? Nada". Señor presidente, haría y mucho. Compraría antiparras, barbijos, camisolines, camas. ¿No cree que sea suficiente? Le aseguro que todo suma en esta crisis.

Entonces pienso.que si yo puedo vivir con un sueldo estable de $40.000, su clase política podría vivir por unos meses con el "25% menos de su sueldo"

¿Sabe que nos diferencia del resto de las personas? Que yo puedo estar cansada, sin comer, sin ver a mi familia, de guardia, pero si usted, y ojalá nunca suceda, me necesita yo, Estefanía Mazza Diez, voy a cuidarlo, atenderlo y hasta salvarle la vida sin importar si son las 7 AM, 23 PM o 4 AM, sea época de pandemia, tornados o verano.

Con todo esto que le digo es que deseo de corazón que luego de que pase la tormenta, porque sé que ahora está dando lo mejor de usted para darnos lo mejor a nosotros, la salud sea un tema a tratar primero en su agenda, que el abastecimiento sea constante, no por una pandemia y que los que integramos el sistema de salud seamos remunerados económicamente como debemos.

Amar lo que hacemos no es sinónimo de caridad.

Tener vocación no es sinónimo de gratuito.

Lo invito a compartir un día en mi vida cuando pase esta tormenta. Espero que no sea tarde. Espero verlo antes que me convierta en uno de los miles médicos argentinos repartidos por el mundo en busca de mejores condiciones laborales.

Le deseo toda La Paz, amor y energías positivas para atravesar este difícil momento. Y ya sabe si me necesita no dude en llamarme pero hágalo a cualquier hora de los 365 días del año.

Estefanía Mazza Diez

Compartir

Comentarios