Nota publicada en Reporte Semanal de Ramallo.

 

En las últimas semanas desde el gobierno están evaluando algunas medidas que se podrían conocer en los próximos días, la primera es congelar los salarios de la planta política, más allá que en medio de la emergencia se siguen nombrando funcionarios y la segunda es destinar un porcentaje del salario de los funcionarios políticos para instituciones intermedias del distrito. La información fue relatada por un alto funcionario del gobierno local que aclaró “hay muchos chicos que miran para otro lado” haciendo referencia los jóvenes que están ingresando por primera vez a la función pública. La idea de los que quieren avanzar con esta onda que tiene a varios distritos de la región en ese mismo camino, es mostrar por un lado que la emergencia es real y por otro que están del lado de la gente.

En la semana que se cerró, al menos hasta el cierre de esta edición, el titular del Departamento Ejecutivo Municipal no se había expresado. En el redil interno fuentes consultadas por este periódico señalaron que el Intendente Perie va timoneando la andanada de pedidos que llegan de radicales y aliados. Dentro de los pedidos están ascensos para “militantes” que trabajaron en la campaña, pedidos de ingreso a la planta municipal y algunos proveedores que no cobraron y quieren hacerlo de la noche a la mañana. “Quisiera pagarle a todos pero no hay plata” dijo Perie

Hasta el momento la misma fuente consultada expresó que Perie se ha mostrado inflexible, pero hay situaciones que han generado malestar entre los trabajadores municipales como por ejemplo haber cobrado el 5 de febrero cuando antes lo hacían el último día hábil del mes y por otro lado los remplazos que al parecer generan controversias porque van hacia aquellos que son afines ideológicamente.

Por último la fuente señaló que la situación del municipio es crítica y explican que no tienen mucho margen de maniobra pero al mismo tiempo reconoció que algunos proveedores ya empezaron a cobrar, dejando entrever que como sucedió siempre hay algunos que son más que otros.

Además se evalúa congelar el ingreso de personal a la Municipalidad. Según datos a los que pudo acceder este periódico en el municipio hay 1125 trabajadores.

San Nicolás

En el marco de un plan de austeridad impulsado por el propio departamento ejecutivo, el Intendente Municipal de San Nicolás, Manuel Passaglia decidió congelar su sueldo y el de toda la planta política, y aseguró que va a “tomar todas las medidas necesarias para mantener la prestación de servicios de calidad y el desarrollo del Plan de obras que lleva al crecimiento de nuestra ciudad”.

De acuerdo a un comunicado publicado en sus redes, el Intendente dispuso esta medida de congelamiento de salarios para la planta política “entendiendo que tenemos que ser responsables en este contexto”.

 

La medida sería en principio por 6 meses, con posibilidad de extenderlo a todo el 2020 de considerarse necesario. Además, afirmó que se revisará área por área los gastos para “generar un Municipio más eficiente sin disminuir la calidad de nuestro trabajo” y apuntó principalmente contra los gastos en el uso de vehículos, telefonía celular y papelería.

 

Cabe aclarar también, que el Intendente había decidido en diciembre no aumentar su equipo de trabajo, quedando solo con cinco secretarías y redistribuyendo al personal en distintas áreas sin tener que alquilar nuevos espacios.

 

“Estoy convencido que este esfuerzo que hagamos entre todos, nos va a permitir continuar la construcción de la ciudad que nos merecemos y de la que todos vamos a sentirnos orgullosos”, concluyó Passaglia.

 

El resto de la provincia

El intendente de Coronel Dorrego, Raúl Reyes, y su par de Suipacha, Alejandro Federico, también se congelaron los sueldos como una medida de austeridad de los municipios. Hace unas semanas lo habían hecho sus pares de otros espacios políticos y regiones. 

"Una vez determinado el aumento de sueldo para todos los empleados (6,5% en enero y del 6% en febrero), tomamos la decisión de congelarnos los sueldos por 180 días", destacó Reyes en diálogo con el diario La Nueva.

"Además, con esta última suba, estamos reconociendo la inflación del último trimestre (de 2019), dando cumplimiento a lo firmado para que los sueldos de los trabajadores del municipio no pierdan contra la suba de precios", añadió.

En tanto, desde la Municipalidad de Suipacha sostuvieron en un comunicado que "se acordó destinar un aumento salarial del 15% en febrero (a municipales), exceptuando al intendente, sus secretarios y subsecretarios, quienes mantendrán sus sueldos congelados". 

Por su parte,  a principios de enero, el único jefe comunal de Consenso Federal, Guillermo Britos alcalde Chivilcoy, fue el primero en anunciar el congelamiento salarial por seis meses. La medida abarcó a su salario y a toda la planta política. 

En la misma región, el jefe comunal de Chacabuco, el radical Víctor Aiola, decretó la emergencia económica y en el Concejo Deliberante debatieron el congelamiento salarial por seis meses."Que el trabajador nunca sea una variable de ajuste", había remarcado Aiola.

Rápidamente la medida rompió la barrera de la Cuarta Sección donde tuvo sus primeros paladines y llego hasta la Segunda, Tercera y Quinta Sección electoral. En Mar del Plata, el intendente PRO, Guillermo Montenegro, oficializó una reducción salarial del 20 por ciento para su dieta y del 15 por ciento para los funcionarios. Asimismo, había anunciado además que donaría el dinero a las cuentas municipales.

En Berisso, el peronista Fabián Cagliardi decidió bajar un 20 por ciento su sueldo, hasta el 15 por ciento en los cargos de secretarios, subsecretarios y delegados, 10 por ciento para directores y 5 por ciento para coordinadores de menor rango. La medida se aplicará por el lapso de un año.

En Castelli, Francisco Echarren, había comentado que donaría el 30 por ciento de su salario a instituciones sociales del distrito. Además, de congelar el salario de la planta política y  pedir el mismo ejemplo a los integrantes del Concejo Deliberante.

Mientras que en Salto, Ricardo Alessandro informó que tanto él como los funcionarios comunales congelaron su salario "por tiempo indeterminado". 

En tanto, en el sudoeste de la provincia, en Coronel Pringles, el ex vecinalista devenido a integrante de Juntos por el Cambio, Lisandro Matzkin, congeló su salario, el de los funcionarios y concejales oficialistas por 180 días. A su vez, el peronista Alberto Gelené, quien volvió a conducir los hilos de Las Flores, solicitó al Tribunal de Cuentas de la Provincia que le permita no cobrar su salario debido a que “la situación es dramática”.

En Baradero, junto con el Presupuesto 2020 enviado por el alcalde del Frente de Todos, Esteban Sanzio, consiguió el congelamiento salarial por 180 días para todos los cargos políticos del distrito. En Cañuelas, se dio similar situación y el legislativo local votó en unidad el freno a los aumentos salariales por el mismo lapso de tiempo. En Campana, el macrista Sebastián Abella esquivó el Concejo Deliberante y decretó el congelamiento de la planta política sin alcanzar a los ediles.

En tanto, en Luján, el peronista Leonardo Boto, tomó el mismo camino y decidió no incrementar los salarios políticos. Asimismo, en General Rodríguez, Mauro García, anunció que tanto él como sus funcionarios cumplirán sus cargos de manera ad honorem.

Los concejales de Arrecifes votaron en unanimidad el proyecto para congelar los salarios propios, de funcionarios y del alcalde por 180 días; la misma situación se dio en San Pedro, conducido por el “momista” Cecilio Salazar. En Necochea, el intendente Arturo Rojas no cobrará su salario por tiempo indeterminado y los ediles de su bloque reducirán la dieta en un 15 por ciento. En General Pinto, el flamante alcalde Alfredo Zavatarelli, congeló por decreto todo tipo de sueldo político por 90 días.

En tanto, en Balcarce, el radical Esteban Reino, optó por congelar el salario político por 120 días.

 

 

Fuente Reporte Semanal de Ramallo (información local)

La Tecla información provincial

 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios