Entrevista publicada en Reporte Semanal de Ramallo.

 

Mauro Poletti nos espera en su casa del barrio Santa Rosa. Pasadas las diez y media de una mañana templada de primavera el Intendente recibe a Reporte Semanal en su hogar, de jean y remera. Nos invita a pasar a su oficina en donde hay dos grandes cuadros uno de Perón, otro de Evita y enfrente uno de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. La habitación también tiene una camiseta de boca firmada por el defensor Lisandro López; cuenta y varios trofeos de los torneos de futbol que participaron con los veteranos de la Municipalidad de Ramallo. En el escritorio también hay imágenes y fotos en toda la habitación y el mate que acerca Natalia, su esposa y compañera también en la gestión del gobierno municipal durante los cuatro años que estuvo al frente del Departamento Ejecutivo.

Poletti está entero, no hay malhumor y tampoco bronca por la derrota tan ajustada de los comicios del 27 de octubre. “Podríamos haber apelado nuevamente, pero no correspondía. Les explique a todos que ya estaba soy un hombre de la democracia y fue una pena perder como se perdió. Hay que pensar en el 2021 y en formar a nuevos jóvenes para que participen en política más allá que la base de este equipo está” expresó antes de comenzar con las preguntas directas y vinculadas a la gestión que termina.

A Mauro Poletti, la vida no le regaló nada y eso lo tiene muy en claro, sabe lo mucho que tuvo que batallar para ser Intendente de Ramallo y de lo mucho que tendrá que batallar el peronismo en términos políticos para recuperar el gobierno. “No fue fácil llegar, estuvimos cuatro años e hicimos muchas obras, la gente excepto en Ramallo pueblo no nos acompañó, habrá que volver a empezar de nuevo. En lo que a mí respecta no voy a volver a ser candidato a Intendente”. Al ser consultado los porque “se miente mucho, y se dicen barbaridades y no podes todos los días a salir a responder lo que se publica en las redes sociales o lo que dicen algunos medios de comunicación. Veré como sigo, soy político pero mi etapa en Ramallo creo que está cumplida”. Luego vendrá la consulta sobre si ocupará un cargo en el gobierno de Axel Kicillof y secamente el Intendente responderá: “Hasta hoy no me llamó nadie, una cosa es cuando ganas y otra cuando perdes, el teléfono deja de sonar”.  

--¿Cómo queda la Municipalidad que balance realiza?

--El balance es sumamente positivo, el municipio está ordenado. Los corralones estaban totalmente devastados y empezamos pintando cordones y estamos terminando la gestión construyendo cordón cuneta, haciendo obras de desagüe, haciendo pavimento, cloacas y hemos hecho más de 20 kilómetros en cualquiera de estos cuatro servicios. Nosotros nos hemos encargado de hacer un trabajo muy arduo para llegar a esta situación. Lo hemos equipado, no hay deudas a largo plazo, no hay obligaciones contraídas con bancos u otras entidades financieras. Va a quedar una deuda que tiene que ver con el funcionamiento diario del municipio, pero mucho más ordenado que cuando nosotros llegamos en 2015. El balance es muy positivo y estoy muy agradecido por el trabajo realizado por los empleados municipales por la labor que realizaron. Nos faltó completar las grandes obras como terminar la escuela secundaria seis o bien el polo universitario, probablemente no evaluamos los tiempos electorales o los tiempos políticos, eso me quedó en el debe no haber inaugurado uno de los edificios de los grandes edificios.

--¿Qué deudas tiene hoy la Municipalidad?

--La Municipalidad tiene una deuda de 65 millones de pesos pero tiene acreencias por las obras que se realizaron a cobrarle a los vecinos por mejoras de cordón cuneta, pavimento, cloacas por 88 millones de pesos. La provincia hoy nos está debiendo 6.700.000 pesos de obras que realizamos y se pagaron desde el municipio y era dinero que nos tenía que girar la provincia. Eran recursos que se comprometió la provincia. Nosotros estamos tranquilos, no solo hemos equipado el municipio, hicimos obras públicas, durante los cuatro años le pagamos el sueldo a los empleados municipales siempre el último día hábil del mes, los 15 de cada mes las horas extra, hemos tenido siempre paritaria y reapertura libre. A diferencia del gobierno nacional y provincial que se endeudaron en dólares y esas deudas fueron aumentando automáticamente, nosotros no tenemos ningún compromiso adquirido de ese tipo. Todo lo bueno de la gestión fue gracias al equipo de trabajo y los errores los he cometido yo, me hago cargo de todos los errores que se cometieron durante estos cuatro años, pero también se han hecho cosas buenas.

--¿Hay reproches o autocritica por perder una elección en donde ganó el peronismo en Nación y provincia y pierde el municipio?.

--Todo se va a hablar en su debido momento. Nos tendremos que encerrar puertas adentro de la estructura partidaria y analizar los errores. Tengo la certeza de que me he equivocado y me hago responsable, pero también me quedo con lo bueno que hemos hecho, hemos gobernado para quienes teníamos que gobernar y estoy tranquilo con eso, tengo esa tranquilidad. Cada uno sabe que hizo y que no hizo para que las elecciones en Ramallo no se ganara, yo di todo, desde la gestión no hay nada para reprocharme el resto sabrá que hizo y que no hizo. Me voy con la tranquilidad del deber cumplido. Creo que si ganábamos en los próximos años podríamos haber hecho mucho más con el acompañamiento del gobierno nacional y provincial, pero bueno las cosas fueron así. Nosotros trajimos carreras universitarias, inversiones que no se pudieron plasmar porque desde el concejo no nos acompañaron para avanzar con las inversiones.

--Pasaron cuatro años, que ve cuando mira hacia atrás…

--Hicimos mucho pavimento y hubo un sector que decía que no era bueno los mismos que hoy van a gobernar y que le van a tener que explicar al vecino porque lo decían; el cordón cuneta también y decían que era poco; hicimos escuelas, universidades y decían que íbamos muy lento que ellos lo iban a poder hacer mucho más rápido. Bueno, ahora a partir del 10 diciembre les toca a ellos demostrar que todo lo que dijeron en la campaña es verdad. Yo en ese sentido estoy tranquilo porque dimos todo lo que teníamos para dar. A nosotros no nos van a poder acusar de nada porque todo se invirtió en los barrios en pos de la mejor calidad de vida de los vecinos. La universalización de los servicios fue una política de estado. La del estado invirtiendo en servicios elementales como son cloacas y agua potable, fueron centrales y se transformó la realidad de muchos barrios con la llegada del cordón cuneta y el pavimento.

--¿Cuál va a ser la agenda de los próximos cuatro años?

--La agenda de los próximos años la va a fijar el Departamento Ejecutivo, nosotros dejamos informes sobre el agua, el aire y sobre el impacto medioambiental. Nosotros tomamos la decisión de invertir  un millón y medio de pesos a partir del trabajo que realizó la Universidad Nacional de Rosario, me parece que a ese trabajo hay que continuarlo.

--Recuerdo un proyecto que tuvo el 100 por ciento de su ADN político como fue el proyecto de plusvalía urbana. ¿Cuánto representó para el municipio pero centralmente para el vecino esa ordenanza?

--Entregamos  cerca de 200 lotes imagínense ustedes si hubiéramos podido avanzar con el Código urbano de ordenamiento territorial. Imagínense si hubiéramos podido avanzar con el proyecto del Gazprombank con una inversión de 500 millones de dólares la cantidad de lotes que hubiésemos tenido, prácticamente no tendríamos déficit habitacional en el partido de Ramallo, con el gobierno nacional y provincial hubiéramos avanzado con un plan de vivienda muy ambicioso. La verdad es que trabajar con Nación y provincia nos hubiera permitido dar un salto cualitativo. Los lotes fueron adjudicados y las familias ya lo tienen. Nosotros pensábamos comprar un espacio para tener una clínica pediátrica con el dinero de la plusvalía una vez que se destrabara el proyecto de Gazprombank, pero no se dio.

--Lo llevo a otro plano…Debe ser muy lindo ser Intendente del pueblo de uno y cambiar la realidad de vecinos con los cuales le tocó compartir parte de su infancia o adolescencia. ¿El Mumi del barrio Avellaneda tenía sueños con gobernar Ramallo y hacer obras?.

--No, la verdad que lo que tuve fue padecimiento, te mentiría  si te dijera que en cuarto grado yo soñaba con cambiar la realidad. Esta pasión por la política se despertó de adolescente, se lo debo a Alejandro Ballester. Mi ingreso fue gracias a Alejandro Ballester a quien  toda la vida le voy a estar agradecido porque llegó en una época complicada de mi vida para darme una oportunidad. Alejandro me cambió la vida, con un montón de cosas, Alejandro salvó y cambió mi vida, Alejandro fue muy generoso…

--¿Hay mucha mezquindad en política?

--Hay mucha mezquindad y hay cosas que son mucho más graves, me quedo con el agradecimiento hacia Alejandro que tuvo un gesto inmenso conmigo, Alejandro me cambió la vida y medio la  oportunidad de empezar una carrera en la que los últimos cuatro años tuve las herramientas para cambiar la realidad a un montón de gente. La verdad que poder volver al barrio donde uno ha nacido y poder caminar tranquilo y que los vecinos te agradezcan es una satisfacción que no te la quita nadie.  

--¿En cuanto lo ayudó Natalia su esposa en todos estos años, más que nada al dirigente político?

--Me ayudo mucho, me ayudó para contenerme, para no tomar decisiones equivocadas, Natalia es la contención que necesito para no perder el equilibrio. Durante los dos primeros años tuvimos que transitar un proceso duro, hubo que reacomodar todo. Después pudimos tomar el camino que quería y realizar todas las obras y proyectos que teníamos en carpeta. En los dos últimos años de gestión hubo un trabajo muy importante que hoy lo ve el vecino. Todo lo que hice lo hice convencido y sin pedir nada a cambio. Hoy le digo gracias al vecino de Ramallo por estos cuatro años de aquellos que me votaron y aquellos que no me votaron y quiero agradecerle al pueblo de Ramallo a la gente de Ramallo pueblo, porque durante todo este proceso que he transitado jamás he perdido una elección en Ramallo pueblo, y quiero agradecerle al querido pueblo peronista de Ramallo por haberme votado en cada elección que me tocó participar.

 

Recuadro

La gestión Poletti en números

Según la administración actual, se realizaron obras en las cinco localidades del partido de Ramallo:

En la ciudad cabecera se realizaron 86 cuadras asfaltadas; 18 mil metros lineales de cordón cuneta;  16 mil metros de zanjeo para evitar anegaciones e inundaciones; además de la perforación de un nuevo pozo de agua para su explotación.

En Villa Ramallo, se pavimentaron 68 cuadras; se realizaron 10 mil metros lineales de cordón cuneta; 3.400 metros de cloacas; además de una planta de tratamiento de efluentes cloacales y un pozo de agua.

Villa General Savio, el estado municipal pavimentó 8 cuadras; se extendió la red de gas natural unos 6.800 metros, logrando la conexión de más de 120 familias; también se trabajó en la extensión de la red de canales de desagües en 3.000 metros, para evitar inundaciones.

En Pérez Millán llegaron con 19 cuadras asfaltadas, 3.600 metros de cloacas, 2.0000 metros de obras hidráulicas y 1.200 metros de cordón cuneta. En tanto que en El Paraíso se instaló la planta de tratamiento de aguas residuales y se extendió la red cloacal.

Obras esperadas: la pavimentación del Barrio Fonavi, después de 30 años; la obra de gas en Villa General Savio, tras años de promesas; o la red de cloacas en El Paraíso, se suma a la lista de respuestas a los pedidos de los vecinos.

Sin dudas la llegada de las carreras universitarias al partido de Ramallo, que se dictan de manera gratuita y libre, es un punto alto de la gestión Poletti. Comenzó la construcción de la Escuela Secundaria N°6 en Ramallo, la Escuela Técnica N°2 en Pérez Millán y el Centro Universitario en el Polideportivo Municipal, y la reforma integral del Polideportivo “Simón Apiza”

 

Compartir

Comentarios