En un contexto donde todavía hay mucha gente sin aportes, nuestro objetivo es seguir cuidando a quienes más nos necesitan. Por eso hemos decidido prorrogar nuevamente la moratoria para las mujeres vulnerables de más de 60 años -creada en la Ley Nº 26.970 y prorrogada en la Ley de Reparación Histórica, Nº 27.260-, para que no tengan que esperar hasta los 65 para acceder a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM).

 

 

      Estas mujeres se pusieron la vida al hombro como cualquier trabajador. El problema es que algunas tenían un empleador que quizá no les hacía los aportes. Otras tuvieron trabajos no registrados porque no les quedaba otra. Y así, hay muchas historias detrás de esto. Lo que es común en todas ellas es que se quedaron afuera del sistema por la informalidad laboral que lamentablemente afecta desde hace décadas a nuestro país. Por eso no tienen los años de aportes completos.   

 

      Entonces, decidimos prorrogar esta moratoria porque somos un Estado presente que acompaña a los sectores más vulnerables con políticas pensadas para sus necesidades.

 

      Para darles a estas mujeres, que trabajaron la misma cantidad de años que todos, la posibilidad de que puedan comprar los años de aportes que les faltan hasta 2003. Y que así puedan acceder a su derecho de jubilarse a los 60 años, tal como lo establece la ley.

 

      También hacemos esto porque creemos en la igualdad de género. Es una forma de reparar esa condición de informalidad, de precarización, en la que muchas mujeres trabajaron, para que en sus vidas de adultas mayores puedan ser mujeres autónomas.

 

      Porque el acceso a la jubilación es algo que tenemos que resolver pensando en las mujeres de hoy, pero también en nuestras hijas y nietas.

 

      Al prorrogar esta moratoria estamos cuidando a las mujeres de más de 60 años que, si no hiciéramos esto, quedarían sin cobertura hasta cumplir los 65, cuando recién podrían acceder a la PUAM.

 

      Los hombres, en cambio, no tienen este problema porque aquellos que están en una situación de vulnerabilidad y no llegan a completar los aportes a los 65 años -edad que establece la ley para jubilarse- pueden solicitar la PUAM, que creamos en 2016 y en estos 3 años 136.000 personas ya la están cobrando.

 

      Esta prórroga, entonces, es una forma más de ir resolviendo las inequidades heredadas del sistema previsional, que es nuestro objetivo desde el primer día.

 

      Para avanzar en ese sentido, no solo creamos la PUAM, sino también hicimos la Reparación Histórica con la que saldamos una deuda que tenía el Estado con los jubilados. Antes, los adultos mayores tardaban cerca de 10 años en recibir una respuesta, con juicios de por medio. Y solo en la gestión pasada, fallecieron 70.000 adultos mayores esperando que el Estado cumpla. Ahora, con la Reparación Histórica, les hicimos una propuesta -que podían aceptar o no- y más de un millón de jubilados está cobrando lo que les corresponde. Reciben, en promedio, $6700 pesos más que antes y la mitad salió de la mínima.

 

      Además, gracias a que ahora cuentan con esta alternativa, que pueden aceptar de manera opcional, logramos reducir un 42% los inicios de los juicios, convirtiéndose en el año con menor cantidad de reclamos desde 2010. En 3 años y medio, pagamos 6 veces más sentencias que en 4 años del gobierno anterior.

 

      Finalmente, queremos transmitir tranquilidad, porque se agitaron muchos fantasmas en las últimas semanas. Hacen campaña con el miedo de las personas y eso no se hace. Nosotros somos los primeros que le dimos a nuestros jubilados las respuestas que esperaban desde hacía años, y vamos a seguir en ese camino seguimos. Siempre con especial foco en el cuidado de los más vulnerables.

 

Prensa Anses

Compartir

Comentarios