Para muchos comerciantes de Ramallo fue una jornada compleja la de este domingo Día del Padre en la cual algunos directamente deciieron no abrir las puertas de sus negocios. Otros tuvieron que salir a buscar equipos electrógenos para poder funcionar y dar la atención ante la demanda que implicaba una jornada como la del día del padre.

Algunos puntualmente tuvieron pérdidas muy importante como el caso de una heladería conocida que su propietario debió sacar los helados porque con la con el paso de las horas comenzaron a derretirse y debió cambiar toda la producción ya que consideraba que no estaba apta para el consumo.

Una situación compleja se dio en otros comercios también que debieron sacar mercadería por el riesgo mismo a que perdiera la cadena de frío a partir de la cantidad de horas que estuvieron sin luz.

El corte se produjo en gran parte del territorio nacional. La jornada fue muy compleja para algunos que realmente tuvieron que hacer malabares para poder trabajar y para poder llevar adelante su emprendimiento. 

Compartir

Comentarios