Bronca, sorpresa y malestar generó este miércoles la decisión de la empresa de servicio de transporte público urbano, línea 500 que dejó a muchos vecinos de a pie por decidir suspender los servicios adicionales que tiene en horas pico.

Temprano en la mañana los estudiantes de los colegios secundarios que utilizan el servicio se encontraron que el colectivo no paró y que el refuerzo nunca pasó. 

Desde la compañía explicaron que no pueden seguir trabajando con los costos actuales y necesitan una actualización de tarifas.

Por lo pronto muchos usuarios este jueves deberán ver como llegan a destino porque la medida rige por tiempo indeterminado. 

Compartir

Comentarios