La concejal y presidente de bloque de 1 país Maira Ricciardelli durante su discurso en el cual argumentó los porque de la decisión de rechazar la rendición de cuentas de la administración central y del hospital Gomendio comenzó diciendo: “vamos a realizar una pequeña síntesis de todo lo que vivimos los que quisimos hacer el trabajo que nos corresponde, poder llevar adelante nuestra función, la de controlar, fue una tarea titánica. Sabemos que a veces incomodamos a los funcionarios, porque quizás preguntamos demasiado y solicitamos explicaciones ante situaciones que no están acostumbradas a dar, pero es la responsabilidad que asumimos cuando cada uno de nosotros se postuló como concejal para representar a nuestros vecinos, y ellos con su voto decidieron quienes seriamos sus ojos y su voz en el concejo”.

Luego agregó “no quisimos ni más ni menos, que realizar nuestro trabajo seriamente. Cuando empezamos a trabajar con la rendición de cuentas nos pareció importante contar con una clave del Rafam,  y solicitamos la misma como lo prevé el tribunal de cuentas en la resolución 15/16. Nuestra intención era comenzar rápidamente a realizar el análisis que necesitábamos, pero  ahí nos encontramos con el primero de los inconvenientes de esta etapa”.

Ricciardelli quien se mostró molesta por la falta de colaboración  y centralmente por no permitir tomar conocimiento de lo que es información pública  apuntó “nunca nos habilitaron la clave. En esta oportunidad ya no nos sorprendió esta negativa. Aclaramos que desde el mismo 10 de diciembre; fecha en la que asumimos la banca, no podemos acceder a la información  requerida para realizar los análisis que son necesarios. Esta misma situación se repitió en el mes de diciembre cuando quisimos estudiar el presupuesto y también nos negaron información. el segundo inconveniente se nos presento; cuando en esta ocasión solicitamos por minutas de comunicación (1751/18 y 1752/18) nos envíen la información necesaria y al día de la fecha la misma brilla por su ausencia”.

En su discurso remarcó “sin que esto doblegue nuestra voluntad seguimos adelante y desde la comisión de presupuesto se envió una nota al hospital José María Gomendio y a la Secretaria de Hacienda; al primero le solicitamos información que era de nuestra urgencia para poder evaluar el proyecto, y a la segunda autorización para ir a revisar la documentación respaldatoria. La información solicitada al hospital José María Gomendio al día de la fecha no ha llegado a nuestras manos”.

Después puso los números sobre la mesa: “del análisis de la rendición de cuentas del ejercicio 2017 se observa un resultado negativo del art. 44 del dcto 2980/00 de $ 12.807.013 donde claramente vemos un desequilibrio fiscal y que la deuda flotante se incrementó un 15 %  en comparativa con el año anterior;

A saber:

·         en el año 2016 la deuda flotante era de :39.876.888

·         en el año 2017 la deuda flotante es de: 47.611.539

Incrementando la deuda en: $ 7. 734.651”

 

por último se refirió al compre local y a la contratación de proveedores: “del análisis y revisión de la documentación respaldatoria que pudimos ver, nos sorprendió cuando pudimos evidenciar el incumplimiento de la ordenanza  vigente n° 3017/06 de compre local, y el art 156 bis de la ley orgánica de la Municpalidades es donde en el rubro alimentos y almacén las compras son realizadas en la vecina ciudad de San Nicolás, con la modalidad de compra directa sin siquiera incorporar en el expediente la comparativa de precios con comercios de nuestra ciudad.

También nos sorprendió y preocupo que habiendo varios proveedores de informática en Ramallo durante el año pasado solo un proveedor fue el que el ejecutivo municipal eligió para el suministro de materiales, mantenimiento del área del hospital y la administración central. Con el mismo procedimiento de compra directa que el caso antes mencionado, y sin presupuestos para realizar la comparación de precios con otros comercios de la ciudad”.

 

Compartir

Comentarios