Este martes Alejandro Ballester, quien fuera presidente del Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires y Director de Anses dialogo con la Radio Ramallo sobre la reforma previsional dijo lo siguiente:

“Dentro de la previsión social hay tres patas que son muy importantes, una es la financiación, la segunda es la determinación del haber y la tercera las condiciones de accesibilidad. En alguna de las tres patas hay alguna cuestión que reformular y fundamentalmente en lo que hace a la financiación del sistema de financiación nacional, en principio se necesitan cuatro trabajadores activos para financiar la prestación social de un pasivo y contar con un porcentaje de un trabajador activo y de sus empleados. En el caso de la Argentina y dado la gran cantidad de trabajo en negro que hay esta ecuación en vez de ser cuatro a uno ha pasado a ser 1,3 o 1,4 a 1 casi está en paridad. A esto hay que sumarle el hecho de que en los últimos años y yo no me pongo a discutir si es justo o no porque algo había que hacer se le incorporaron al sistema cerca de tres millones de trabajadores que no habían hecho aportes o que no habían sido debidamente imputados por los empleadores. Así que esta situación da lugar a mucha vulnerabilidad del sistema y abre interrogantes de cara al futuro” manifestó Ballester.

“La determinación del haber lo que ha buscado este cambio es el hecho de atar, en vez de atarlo a la inflación lo van a atar al ajuste salarial del trabajador activo, me parece que lo que busca el gobierno con esto es parar la inflación y hacer una previsión menor cada vez que los trabajadores ajustan por paritaria” señaló.

“En cuanto a las condiciones de accesibilidad me parece que 60 años la mujer y 65 el hombre está bastante bien. No es que todo el mundo llega tan vital a los 60 años, una cosa son los estándares de vida europeo y otra realidad es la situación de los trabajadores del interior de la argentina” explicó.

IPS

“En el caso provincial, la caja del IPS la situación es distinta porque la financiación que es el talón de Aquiles del sistema, en este caso el trabajador como el empleador son cautivos de la caja, no pueden pagar salarios sino hacen aportes jubilatorios. La primera pata estaría más o menos solventada, es decir que el Instituto cobra mensualmente todos los aportes que hacen los trabajadores” graficó.

“Me parece que lo que sí genera alguna duda es la accesibilidad, es decir cómo se accede al sistema y creo que se puede hacer algún ajuste, porque se establecen diferencias muy importantes entre el trabajador de la provincia con las condiciones del sistema previsional en general en la Argentina” expresó Ballester.

“Los desfasajes del sistema que lo tiene a nivel provincial se puede lograr topeando los haberes alto, es decir poniendo un tope a los funcionarios en actividad de los salarios altos, de los funcionarios jerárquicos, personal político, de jueces, diputados, senadores y demás lo que le daría una mayor sustentabilidad al sistema” remarcó.

 

Compartir

Comentarios