Walter Cortagerena, concesionario del camping del club Paraná dialogó este sábado con Ariel Ribak en “Tras que éramos pocos…” en la Radio Ramallo. “Mucha tristeza tengo, es el sentimiento que tenemos todos por estas horas. Miguel era una gran persona” dijo sobre el profesor de educación física asesinado el último miércoles.

“Miguel era una buena persona, que disfrutaba viviendo en el camping. Miguel no trabajaba. Bajo una circunstancia especial, hace alrededor de seis años y medio atrás se fue a vivir al camping, después empezó a trabajar en temas sociales, y decidió ayudar desde el deporte a los chicos con problemas” recordó. 

“Le prestamos las instalaciones del club para que pudieran practicar deportes y de esa forma sacar adelante a los chicos con problemas sociales. Nosotros le prestamos las instalaciones para que los chicos pudieran tener un futuro y Miguel lo hacía por cuenta propia, era una idea similar al programa Envión” agregó Cortagerena. 

“Cuando había algún grupo de chicos en el camping, Miguel se metía a la pileta y les enseñaba a nadar a los chicos, les enseñaba las técnicas de natación, les enseñaba, era un docente en toda la palabra” manifestó. 

“La primera persona que lo vi muerto fui yo. Los muchachos que van todos los días a hacer mantenimiento, no podían abrir el portón por eso me llamaron. Yo venía de perder a un tío que había fallecido y llegue tarde, llegué como a las 11 de la mañana y en el camping cuando bajé por calle San Lorenzo me pareció raro llegar y encontrar las luces encendidas. En primera instancia pensé está descompuesto y después me encontré con esta situación inexplicable” expresó en medio del dolor por el homicidio. 

 

Compartir

Comentarios