Este lunes vecinos de Ramallo se toparon con este ofidio en el camino negro, calle Oliva. Según las personas que se encontraban en el lugar se trata de una yarará amarilla. Hasta el lugar también llegó un móvil de la Guardia Urbana Municipal para alertar a los vecinos.

"En este momento el río está crecido y con el viento suben los camalotes y con ellos las serpientes venenosas y otros animales que salen a buscar comida” explicó un vecino, al tiempo que remarcó “llegan por el río y lo que es más preocupante son las yararás por ser venenosas, por lo que hay que tener un especial cuidado".

 

Compartir

Comentarios