La Bolsa de Comercio de Rosario advierte que más de la mitad del trigo está regular y malo. En plena sequía, pasando el peor agosto de los últimos 10 años, la BCR destaca que al trigo lo atacan desde un nuevo frente, con sucesivas heladas intensas por sus valores térmicos y graves por la gran cantidad de horas que los cultivos permanecen con los suelos bajo los cero grados.

Los lotes de trigo en condiciones malas a regulares alcanzaron el millón de hectáreas en la zona núcleo, debido a la sequía y las recurrentes heladas, con la probabilidad de que se pierdan en el corto plazo 200.000 hectáreas, según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Tras varios meses sin precipitaciones significativas en la zona comprendida entre el norte bonaerense, el centro sur de Santa Fe y Córdoba -sobre todo en éstas dos últimas provincias-, el deterioro constante del trigo llevó a que dos terceras partes del total sembrado se encuentre en condiciones malas a regulares, mientras que hace un mes ese valor se ubicaba en 250.000 hectáreas.

"Era una semana clave para el trigo de la región núcleo, había grandes expectativas de que al fin lloviese y el cultivo empezara a recuperarse. Pero las tormentas fueron muy puntuales", indicó la BCR respecto de las precipitaciones de los últimos días.

En este sentido, la entidad puntualizó que en la localidad bonaerense de Chacabuco se acumularon 50 milímetros, mientras que en Pergamino, a 80 kilómetros, sólo se registraron 2 milímetros.

Ante estas precipitaciones desparejas, que dejaron vastas zonas necesitadas de agua sin cubrir, la entidad prevé que 200.000 hectáreas puedan perderse en el corto plazo.

"La esperanza de detener la pérdida de lotes de trigo estaba puesta en la lluvia de esta semana y ahora se estima que un 12,5% de lo sembrado con trigo pase en poco tiempo más a darse por perdido. Se trata de un gran golpe productivo para la región, en general sólo suelen perderse 30.000 hectáreas, casi siete veces menos", señalaron desde la entidad.

Bajo este panorama, la Bolsa rosarina indicó que "la capacidad de recuperación del cultivo es cada vez menor y los pronósticos no muestran en el corto plazo la posibilidad de revertir la situación", al mismo tiempo que calcularon que la merma en los rindes de la región podrían ubicarse entre 20% y 50% por debajo de lo esperado.

Fuente: Télam.

Compartir

Comentarios