La obra, que comenzó a principios de junio, buscaba resolver varios problemas estructurales que afectaban el normal desempeño de este servicio esencial para los vecinos. 


Y esta semana culminará la última etapa de arreglos de este centro de atención de salud en la localidad.

La cubierta sobre la sala de espera y la farmacia, que era de fibro cemento, presentaba fisuras que generaban filtraciones de agua, por lo que debió ser cambiada por completo. Esto trajo consigo solucionar algunos problemas de humedad en las paredes de la sala donde funcionaba la farmacia. 

Los trabajos en el lugar incluyeron rediseño del espacio para darle lugar a un vacunatorio y mejorar la circulación; la renovación casi en su totalidad de la instalación eléctrica; y el reacondicionamiento del baño. 

Con una inversión de cerca de un millón de pesos, la obra abarcó también mejoras en el exterior del edificio y en el perímetro.

 

Prensa Municpalidad de Ramallo

Compartir

Comentarios