Mateo Coronel es un joven de Ramallo que se inició en Social, donde debutó en primera con apenas 15 años, pasó por las inferiores de Newell´s y volvió a Ramallo para jugar en Defensores de Belgrano. Luego de una situación conflictiva con los granates recaló en Argentinos Juniors. Con buenos desempeños en reserva, fue promovido al plantel de primera división, donde ya estuvo de suplente un partido y ahora espera la oportunidad de debutar.

Mateo es hermano e hijo de futbolistas. Su hermano Franco, joven pero de extensa trayectoria, acaba de desvincularse de Douglas Haig de Pergamino. Su hermana Emilia juega en el primer equipo de Social y su papá “Lucho”, fue un delantero destacado en equipos de Ramallo y la Región. El talentoso jugador, delantero, como sus hermanos y su papá,  integra el plantel de Argentinos Juniors y venía haciendo  méritos para ganarse un lugar en el primer equipo.

.-“A todos los perjudicó la cuarentena, no solo a los futbolistas, hubo mucha gente con distintos emprendimientos que se vio perjudicada, pero es cierto que a nosotros nos perjudicó, más que nada con los entrenamientos, no podíamos ni correr, por lo menos ahora podemos salir a correr”.

.-“En lo personal venía bien, venía convirtiendo goles en reserva, el técnico de primera me tenía en cuenta, pero si sigo así igual me voy a ir ganando un lugar de a poco”.

.-“En Social estuve desde el baby hasta los 16 años que me fui a Newell.s, a los 15 debute en primera y después fui a Newell´s donde estuve un año y medio, un año en sexta y medio año en quinta y me volví para Ramallo a jugar en Defensores. Me volví pensando jugar en Social, pero mi hermano me dijo que me querían ver y termine arreglando en Defensores”.

.-“En Defensores me pude mostrar como profesional y estoy muy agradecido, pero después pasaron un montón de cosas y me fui mal, pero ellos me brindaron la posibilidad de ser profesional y que me haya visto un club como Argentino Juniors”.

.-“Cuando  llegue a Argentinos venía mal, sin jugar, más que nada mal de la cabeza, a nadie le gusta estar parado y con un montón de cosas extra futbolísticas que pasaron que me habían afectado mucho. Pero de a poco empecé a tener contacto con la pelota, a adaptarme a los nuevos compañeros, fue todo nuevo para mí, lejos de mi familia, una adaptación que me llevó unos seis meses. Pero ahora estaba bien, había logrado adaptarme y estaba jugando bien”.     

.- “Mi meta es debutar en la primera de Argentinos Juniors, ya fui al banco contra Vélez, mi desafío cuando regrese el futbol es debutar en primera y quedarme ahí tratando de ganarme un lugar. Por ahora no pienso en irme afuera u otro club, quiero quedarme ahí y seguir aprendiendo, Argentinos es un club hermoso que le da mucha bola a los pibes. Soy chico y tengo bastante por delante y mucho para aprender”.

Compartir

Comentarios