Una noche mágica vivieron Florencia Passoni y Rubén Forlin en el escenario mayor del festival de Cosquín, mientras tanto en Villa Ramallo en medio de los festejos una multitud seguía por pantalla gigante a los bailarines emocionados en algunos casos con lágrimas en los ojos. "Un pedacito de Ramallo está en Cosquín, que orgullo" dijo visiblemente emocionada una señora que se encontraba junto a su familia en la avenida San Martín de Villa Ramallo.

Los sueños están para cumplirse y bien que lo saben Florencia Passoni y Rubén “Teto” Forlín que bailaron cumpliendo sus sueños de adolescentes sobre el escenario Atahualpa Yupanqui en el festival de folclore más importante de la Argentina.

En una medianoche festiva y todo muy coordinado para que los asistentes en Villa Ramallo pudieran ver lo que sucedía en Córdoba Florencia y Rubén tuvieron la primera intervención interpretando “La Tristecita”, la zamba de Los Chalchaleros.

Más tarde regresaron al escenario para bailar un chamamé, en medio de rostros que tanto en Córdoba como en Villa Ramallo estaban repletos de felicidad. 

Compartir

Comentarios