Año 2015. La conmoción fue total. Nadie podía creer el nivel de crueldad. El cuerpo de Silvia García (40) había sido encontrado en una cámara frigorífica de la verdulería donde trabajaba, degollada y con una bolsa cubriendo su cabeza, luego de permanecer un día desaparecido.
De inmediato Policía, por orden del Fiscal Darío Giagnorio, detuvo a Ramón Ovejero, propietario del comercio y empleador de García, y a su esposa, Mariel Zamora.
La crónica de aquellos días da cuenta que Ovejero y Zamora habían participado de la búsqueda de García junto al ex esposo de la víctima, incluso cerraron el comercio "en solidaridad" con la familia. Las cámaras de seguridad de la zona permitieron establecer que García ingresó, pero nunca salió del comercio en el que trabajaba, en la esquina de San Martín y Sarmiento de la ciudad de Ramallo.
Los resultados de las pericias realizadas por los forenses determinaron que García murió por asfixia (debido al profundo corte que sufrió en la carótida) y que la herida, por el sentido del corte, la provocó una persona con su mano "izquierda", lo que reduce los caminos al homicida: Zamora es zurda.
Por su parte, la justicia apunta a Ovejero por encubrir el crimen, ya que habría colaborado en el ocultamiento del cuerpo y la posterior limpieza dentro del local comercial, ya que no se encontraron rastros de sangre.
En la semana Reporte Semanal de Ramallo dialogó Viviana García, hermana de Silvia. En apenas unas horas, el próximo lunes se realizará el juicio por jurados en la ciudad de San Nicolás.

 

--¿Tramo final de un momento doloroso?

 

--Si la verdad es un momento doloroso, donde uno remueve todo, si bien nunca te olvidas, es como que empezás a pensar más en detalle, pero es un momento necesario para que se los pueda condenar. El comienzo del juico es el 12 de noviembre, nosotros creemos que el juicio se va a extender un poco más porque dice o tiene como fecha el 12 y 13 de noviembre.

 

--Es un juicio por jurados…

--Si es un juicio por jurados es algo nuevo, son doce personas elegidas por un padrón nadie sabe quiénes son y ellos presencian todo el debate, se debate todo ahí y después  dicen si son culpables o inocentes y  después los jueces pondrán la condena. Son doce personas elegidas por padrón.

 

--¿El doctor Darío Giagnorio fiscal que instruyó la causa pidió la prisión perpetua?

 

--Si sí, ellos piden eso y nuestro abogado también y nuestra familia también pide perpetua para los dos.

 

--¿Cómo fue todo este tiempo, pasaron tres años? ¿Cómo fue el proceso?

 

--No fue fácil para nosotros, el primer año fue todo un año de investigar, la fiscalía trabajo intensamente. Nosotros estuvimos muy presentes y después nos tocó dos años casi, en este mes de noviembre se cumplen tres años de seguir la investigación. El proceso fue duro, yo  creo mi familia todavía no comenzó a hacer el duelo de una situación tan aberrante, creo que hasta  que nos se resuelve del todo no lo vamos a comenzar  hacer.

 

--¿En alguna de las instancias le tocó encontrarse con el matrimonio Ovejero- Zamora?

 

--No, no jamás. Los vimos esa  tarde cuando los sacan a los dos de la verdulería. De ahí en más nunca más los vimos.

 

--¿Están detenidos actualmente?

 

--Si, si, no se donde porque no tengo información de ellos. Apelaron, pidieron un montón de cosas  pero nunca se les concedió nada.

 

--¿Están conformes con el trabajo que llevó a adelante la fiscalía?

 

--Si sí, plenamente conformes, mi familia considera que han trabajado muy bien, nada que decir al contrario.

 

--¿Qué imágenes se le cruza de aquellas horas y hoy mirándolo en la retrospectiva del tiempo?

 

--Mucho dolor… (Respira profundo) Es medio difícil, pienso en mi hermana  y todavía no logró poder hacerlo del todo, me remito a lo sucedido. Nos cuesta mucho, todo, buscamos en juicio un poco de reparación, como para que de ahí en más podamos…pensarla me lleva directamente a lo sucedido, y eso no nos hace bien para nada.

 

--¿Como fueron manejándolo el tema en familia con sus hijas en medio de tanto dolor? Silvia era una mujer llena de vida, de proyectos…

 

--Nos rearmamos como pudimos desde el dolor, conteniendo mucho a mis sobrinas, la más chiquita tenía tres años, ahora tiene seis recién cumplidos, tuvimos que apuntarla mucho a ella. Mi sobrina más grande tenía  trece ahora tienen dieciséis, fue muy difícil pero siempre estuvimos unidos. Todo lo fuimos pasando sin tratar de pensar en lo sucedido porque no nos permitía seguir y básicamente teníamos que contener a esas dos nenas. Interiormente estamos rotos muy rotos.

  Ahora estamos muy esperanzados en el juicio. Creemos que el juicio nos puede llegar a reparar. Yo siempre lo digo que no puedo hablar de justicia porque para mí nunca va a haber justicia porque mi hermana estaba llena de vida de proyectos, una madraza, laburadora, se rompía el traste trabajando, tenía las manos curtidas de pelar cebolla de cargar bolsas de papa, y no es por victimizarla, yo la veía trabajar en una verdulería y no es fácil y básicamente lo que buscamos en esto es que se repare el dolor de semejante hecho que hicieron, justicia no va  a haber, justicia sería que ella vea crecer a sus hijas y que esté con nosotros como familiar. Eso sería justicia. Nadie, nadie tiene porque arrebatarle la vida a otra persona, eso no me entra en la cabeza. Eso lo  hace más doloroso.

Compartir

Comentarios