Para la Dra. Verónica Marcantonio, de la fiscalía que entiende en la causa por la muerte de Johana Soledad Rojas, se trataría de un homicidio. Por eso imputará a Antonio Luna (66) pareja de la víctima como autor del hecho. Desde este medio intentamos en varias oportunidades dialogar con la Dra. Marcantonio sin éxito, pero Verónica Lasalle, periodista de Radio Net de la ciudad de San Nicolás, logró entrevistarla y gentilmente nos cedió ese material. En la misma la fiscal señala que los elementos de prueba obtenidos hasta ahora presumen más un homicidio que suicidio.

Johana Rojas (28), a quién todos conocían como “Mara” fue encontrada muerta el pasado lunes por la tarde en su domicilio, de Ginocchio 1165, B° FONAVI de Villa Ramallo, con un disparo en la cabeza. Su pareja Antonio Luna (66) señaló que cuando llegó a su domicilio la había encontrado fallecida, haciendo presumir en un primer momento que se había suicidado. Pero la Dra. Verónica Marcantonio, fiscal de la causa, tomó nota rápidamente de algunos elementos vinculados al hecho que le generaron dudas. Enseguida tomó la decisión de aprender a Luna para imputarlo luego por el homicidio de su pareja.

En esa entrevista radial la Dra. Marcantonio consultada por este hecho señalaba: “Le voy a tomar declaración a quién considero imputado en la causa, que es su pareja Antonio Luna, por el delito doblemente calificado por el vínculo y femicidio. Él está en calidad de aprehendido, pero pedí la conversión de aprehensión a detención. Porque si bien es un caso complejo y con hipótesis inicial de suicidio, cuando me constituí en el lugar donde ya estaban presentes la ayudante fiscal de la localidad, conjuntamente con policía científica, y también convoqué a la médica de policía que son las personas que en estos casos, nos dan un poco de luz para tomar decisión, tenemos elementos probatorios que he recolectado, que nos permiten dudar. Hay un protocolo de la procuración, donde siempre se tiene que trabajar en el momento del hecho sobre la hipótesis de homicidio para después bajar si se considera por evidencia que fue suicidio. Pero con las dudas que tuve desde el momento que llegué al lugar, por lo que corroboré con el equipo de trabajo, en principio lo trabajé como homicidio, recabando todas las evidencias, para que si el día de mañana se confirma la hipótesis del homicidio tener todas las pruebas necesarias”.

Sobre cómo se encontraba la víctima cuando llegó al lugar la Dra. Marcantonio señaló: “Tenía un disparo en la cabeza, producido con el arma reglamentaria, que ingresó por la sien derecha atravesando todo el cráneo, con salida por encima de la oreja izquierda, provocando la muerte instantánea. Johana estaba tendida en su cama boca arriba, primeramente había ingresado el imputado quién refiere a los familiares y policía que la encontró así. Cuando yo llego la encuentro boca arriba, vestida, con sangre en el rostro, en el cráneo y en el suelo; no había desorden, nada que haga pensar en alguna tercera persona que no pertenezca al vínculo de ella. Lo que me informa la médica de policía es que la víctima recibió el disparo sentada sobre la cama, eso está probado. Se hicieron pericias en la mano de la víctima y un guante del imputado, porque cuando este da aviso a la vecina y cuando llega la policía tenía puestos guantes de trabajo y uno de ellos manchado de sangre, pero esas pericias se envían a La Plata y llevan tiempo, tardan alrededor de quince días.

Con relación al vínculo de la víctima con el imputado la fiscal agregó: “Nosotros tenemos por declaraciones del entorno de ella y amigos de ambos, que nos refieren que tenían una convivencia desde entre seis y ocho años, inclusive cundo llega el personal policial él señala la que está fallecida adentro es mi pareja. También hay testimonios que indican que ella podría tener o haber tenido algún otro tipo de relación, algo que no fue corroborado, porque estas son las primeras diligencias. Lo que sí puedo determinar que el deceso se produjo entre las doce del mediodía y las tres de la tarde y los que estaban en el lugar a esa hora eran víctima y victimario y cuando el empleador lo fue a buscar alrededor de las 15 hs., estaba ebrio y que en la mañana de ese día había estado en un bar de la zona desde las 10:30 hs hasta el mediodía, volvió a su casa y se va 14:45 hs. con el empleador que nos dice que ya estaba algo alcoholizado. 18:30 hs. vuelve al mismo bar, toma una cerveza y regresar a su domicilio a las 19 horas que es cuando da aviso a los vecinos y familiares de lo que pasó. Cuando ingresa la hermana le llamó la atención que estaba tapada hasta el cuello, no hay forma que alguien que se dispara con un arma de fuego, que muere en forma instantánea, se pueda tapar. Cuando le preguntan por el arma, primero tarda en contestar, luego señala que estaba arriba del pecho, algo que es totalmente imposible. Si bien no descartamos ninguna hipótesis, con todos estos indicios entiendo que estamos ante un homicidio. Tomando en cuenta los últimos momentos de la víctima y lo realizado por el victimario antes, durante y después del hecho, con lo que tengo de lo sucedido en esas horas, más las pruebas recolectadas, me inclino más por la hipótesis de homicidio que un suicido.

Homicidio agravado por el vínculo y femicidio, porque tengo acreditado algunos hechos de violencia por celos y que cuando tomaba se volvía agresivo”.

Declaraciones de la Dra. Verónica Marcantonio, dando un poco de claridad, a un hecho lamentable, que merece un rápido esclarecimiento.

Compartir

Comentarios