La ex primera mandataria nacional encabezó nuevamente la cumbre de dirigentes del Frente para la Victoria. Esta vez en el Instituto Patria, lugar por excelencia del núcleo duro del kirchnerismo. Hasta allí, según pudo saber este medio, sólo fueron los intendentes y referentes de su máxima confianza.

Los jefes comunales que se acercaron hasta el Instituto Patria fueron: Verónica Magario (La Matanza), Pablo Javier Zurro (Pehuajó), Hernan Y Zurieta (Punta Indio), Alberto Conocchiari (Leandro N. Alem), Gustaco Coconni (Tapalque), Gustavo Barrera (Villa Gesell), Oscar Ostoich (Capitán Sarmiento), Santiago Maggiotti (Navarro), Francisco Durañona (San Antonio de Areco), Juan Patricio Mussi (Berzategui), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Juan Ustarroz (Mercedes), Walter Festa (Moreno), Osvaldo Caffaro (Zárate), Juan Gasaprini (Roque Pérez), Juan Curutchet (Marcos Paz), Mario Secco (Ensenada), Anibal Regueiro (Presidente Perón), Mauro Poletti (Ramallo) y Hernán Ralinqueo (25 de Mayo).

Cristina llegó al búnker a las 18.45 e inmediatamente ingresó al edificio sin hacer declaraciones. En principio se especuló que la reunión se iba a ampliar a los intendentes del peronismo que se nuclean en los grupos Fénix y Esmeralda, y también a aquellos del interior que pertenecen al PJ y no se muestran tampoco cercanos a Florencio Randazzo. Pero, la muerte del padre de Martín Insaurralde parece haber sido la excusa perfecta para postergar este encuentro, y la exmandataria sólo se encontró con los incondicionales, y algunos que mostraron alineamiento en las últimas horas.

Entre estos últimos se ubican Magario y Festa, quienes se quedaron sobre el escenario el martes de la semana pasada, cuando el acto organizado por Máximo Kirchner y La Cámpora terminó en el desplante del grueso de los alcaldes, que esperaban otro tipo de reunión y no una en la que estuvieran Luis D´Elía, Amado Boudou y Martín Sabbatella, entre otros.

La reunión de este martes por la noche de Cristina en el Instituto Patria no hace más que ahondar las diferencias en un peronismo que actúa de manera inversamente proporcional entre la cada vez más lejana unidad y el acortamiento del tiempo para definir los candidatos y la estrategia electoral.

 

Fuente: La Tecla

Compartir

Comentarios