A 35 años de la Guerra de Malvinas en "Tras queramos pocos…” programa que conduce Ariel Ribak dialogamos con el veterano de guerra Adrián Sosa, quien nos contó sus vivencias en el conflicto bélico.

“Yo me incorpore en la escuela de mecánica, nosotros éramos chicos y éramos mascaron de proa, todo el horror pasaba por un costado donde nosotros no teníamos contacto o acceso. A nosotros por el plan de estudios hacíamos parte en la escuela y parte en las bases. Me tocó andar por Trelew, Punta Indio, hasta que llega el mes de abril y yo estaba a 8 kilómetros de Malvinas embarcado en el portaviones y teníamos que llevar adelante el operativo Rosario” explicó Sosa


“Nosotros no sabíamos nada como iba a ser la recuperación de Malvinas, se anticipo porque hubo un incidente en las Islas Georgia que estaba trabajando para desarmar una factoría y fueron desalojados por enarbolar una bandera Argentina. Los llevaron en un buque ingles y después los trasladaron hacia Montevideo” agregó. 

“El conflicto se precipitó por el incidente y estaba previsto para el mes de octubre pero todo se precipitó por este incidente. Nosotros dábamos apoyo aéreo. Nosotros nos enteramos el 1 de abril a la 1 de la mañana, porque yo estaba eventualmente en el portaviones 25 de Mayo” indicó. 

“En ese momento estar en el ejercito era una salida laboral. Vos no tedas una idea la adrenalina que sentís como es trabajar en el portaviones, éramos una tripulación de 800 personas y cuando embarcamos el resto llegamos a ser 1200 personas en total. Nosotros trabajamos o mejor dicho estábamos afectados nuestra cuadrilla” manifestó. 

“Cuando te dicen que estas en guerra y sin una experiencia de guerra, vos estas de fiesta, jamás dimensionábamos lo que era una guerra, la empezamos a dimensionar cuando hunden el crucero Belgrano, ahí estaba Carlos González y el muchacho de Piñero de acá de Ramallo, nosotros lo veíamos al crucero, 323 personas murieron en el Belgrano, fue todo en 40 minutos. Vos pensas que eso nunca puede llegar a pasar” detalló.

“El 16 de mayo piso Puerto Argentino, nosotros estábamos en un hangar, en un galpón. Cada fuerza manejaba su personal. Nosotros no pasamos hambre, no comíamos como en casa, pero comida no nos faltó, cosa que a la gente del ejército fue un problema que ellos tuvieron. En las islas todas la noches tuvimos bombardeos, fue muy intenso todo. Yo volví antes porque la cuadrilla nos replegó antes. Y volvimos antes de la rendición, el 10 de junio yo estaba en Río Grande en Tierra del Fuego” recordó.   

 

Compartir

Comentarios