La cruzada solidaria organizada desde hace 23 años por el periodista Luis Unsen a quien, con el paso de los años, se le han ido sumando otros corazones solidarios sigue escribiendo nuevos capítulos. Este año el viaje al impenetrable Chaco se realizó repleto de donaciones cuyo destino son comunidades que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

La organización llamada Amigos Solidarios de Ramallo, integrada por unas veinte personas realizan a lo largo del año distintas campañas para recolectar dinero, alimentos, agua, leche en polvo y ropa para poder llevar al norte argentino.

En este viaje lo acompañaron Teresita de Vicenzi, --una mujer de un corazón inmenso que silenciosamente ayuda a muchos ramallenses y no ramallenses—y Paola Velázquez.

“Durante todo el año juntamos cosas que nos acerca la comunidad, ya sea de Ramallo, de los alrededores, de San Nicolás. El nuestro es un grupo bastante grande de gente que se sumó, que estamos tratando de ayudar y de llevar a Chaco lo que necesitan, también viajamos a Entre Ríos a La Paz para dar una mano aquellos que sufrieron las inundaciones”, dijo Luis.

“Yo he visto cambios en los últimos viajes. Casualmente he estado hablando con el Intendente de Espinillo y creo que de a poco se van haciendo obras para llevar el agua. El agua es un bien que es muy preciado. El Intendente de Espinillo nos dijo que está haciendo una red de agua potable, y eso va a beneficiar a siete parajes, es muy importante, va a ser fabuloso” describió.

“Se ve una mejora en muchas viviendas, se han hecho casas de material, la luz eléctrica está llegando a muchas partes. El Intendente de Espinillo nos decía que van a poner cartelería para que la gente sepa cómo llegar a pueblos que están en el medio del monte, creo que hay mucha gente que quiere ir y muchas veces no sabe cómo llegar, hay una mejoría definitivamente hay una mejoría” relató.

“Llevamos este año arroz, fideos, leche larga vida, harina de maíz, llevamos 972 kilos de alimentos. Fuimos a doce escuelas y repartimos los alimentos y ropa; 1200 kilos en total llevamos en la traffic. Entre alimentos, ropa, colchones y leche. Fue un viaje lindo, Fuimos a la zona del Campo de Mayo, un paraje que se llama Miramar, otro Timbolar y Río Muerto, el jueves temprano salimos para el paraje Las Palomas y también al hospital de El Espinillo donde llevamos pañales” remarcó.

Compartir

Comentarios