Policía de la provincia de Buenos Aires tuvo que movilizarse durante toda la jornada ante la situación imprevista de la llegada de público de Juventud Antoniana al estado Salomón Boesseldin.

El encuentro que se diputó este sábado solo tenía permitido el ingreso del público local, notificación que había llegado a Salta y que evidentemente la pasión dio paso a la irracionalidad de recorrer más de 1.300 kilómetros para generar un despliegue policial impensado. 

El comisario distrital Daniel Bustamante en principio se mostró sorprendido por la situación y llevó adelante un operativo impecable a la hora de cumplir con la normativa vigente en la provincia de Buenos Aires.  En total se movilizaron alrededor de 50 policías y unos 10 gendarmes aproximadamente. 

A algunos hinchas salteños se los pudo observar en Villa Ramallo, mientras que otros debieron regresar al norte del país. 

 

Compartir

Comentarios