El pasado sábado, finalizado el partido entre Social y Belgrano en el estadio “Simón Apiza”, que ganó la visita 3 a 0, el árbitro Daniel Asenjo y sus colaboradores, se fueron de la cancha hacía los vestuarios insultados por un pequeño grupo de simpatizantes locales. El presidente de la institución celeste, Dr. Emilio Otero y otros dirigentes trataron de calmar a los más exaltados y la terna arbitral llegó al vestuario sin que la cosa pase a mayores. Pero después se supo, aunque desconocemos bajo que circunstancia, que el auto de Asenjo había sido rayado y tenía un corte en una cubierta, producido por alguna persona vinculada a la hinchada local. Dirigentes de Social se comunicaron con el presidente de la Liga Nicoleña, Dr. Gustavo Ouakim y con el propio Asenjo, pidiendo disculpas por lo ocurrido, manifestando también que si iban a hacer cargo del costo que causaron los daños en el auto y que tratarían de identificar a los autores del hecho.

Compartir

Comentarios