Termas: el silencio no es quietud.
Han pasado ya meses desde los álgidos días del acampe que UPVA montó en el arroyo a modo de protesta por la instalación de un complejo termal en sus orillas. Los objetivos de aquella acción fueron visibilizar las consecuencias ambientales que tal proyecto tendrá si finalmente lograra establecerse, así como también evidenciar que el supuesto consenso social que existiría en torno al emprendimiento, es en realidad, inexistente. En aquellos días de mayo, con grata sorpresa nos encontramos en el acampe no sólo con militantes ambientales apoyando la protesta, sino también con la espontaneidad del pueblo de Ramallo que se acercó a apoyarnos, a informarse o a acercarnos víveres para que podamos mantener nuestra acción en el territorio.


Se preguntarán entonces qué sucedió luego de que a consecuencia de ello, consiguiéramos una audiencia con el por entonces Intendente Municipal Ariel Santalla (la única en los 3 años de historia que ya  acumula la ONG) en la que se comprometió, cumpliendo por cierto, a poner a nuestra disposición la información que por ley tiene que ser de público acceso.

Pues bien, a las dudas que nos sigue generando la deposición final de las aguas salinas a alta temperatura que tienen como desecho ese tipo de emprendimiento, se le sumó la certeza del impacto negativo sobre el ecosistema y la salud de todos que el parque termal provocará, sumado a la constatación de las irregularidades legales y administrativas que la lectura de su vago e incompleto expediente nos reveló.

La falta del estudio de impacto ambiental que una perforación de semejante magnitud exige (800 m de profundidad), sumado al comienzo ilegal de las obras por ausencia de las correspondientes habilitaciones, nos llevó a abrir un nuevo frente de lucha en la vía judicial.

 

Como ustedes sabrán, nuestra ONG se encuentra conformada por vecinos que invierten su tiempo y sus recursos en un tema que nos preocupa a todos, tal y como es la salud y el ambiente, es a causa de ello que en estos últimos meses hayamos tenido menos apariciones en la vía pública y esto se debe a estar llevando la batalla en otros planos. No fue sencillo interiorizarnos en los pormenores legales y estudiar la mejor vía para enfrentar al emprendimiento recreativo-inmobiliario del que nuestras autoridades son parte y juez al mismo tiempo. En todos estos meses estuvimos consultando a diversos profesionales y armando la causa que hoy ya se encuentra en manos de la justicia.

Sin embargo, como este no es el tema exclusivo que tenemos que afrontar, parte de nuestro tiempo se fue también en las noches del consejo y en la participación en las reuniones de la autoridad de aplicación de la ordenanza de agroquímicos que venimos impulsamos desde el año pasado. A eso, además, se le suma el seguimiento de la denuncia por desmontes en el arroyo “Las Hermanas”, el impulso al olvidado Censo Oncológico (sancionado por ordenanza y actualmente cajoneado) y a la permanente vigilancia sobre el Tonelero y otros espacios públicos del partido.

Hoy nos encontramos con una nueva situación política con la elección en Diciembre pasado, de nuevas autoridades políticas municipales. La postura de UPVA al respecto se ha mantenido y hoy seguimos sosteniendo la inviabilidad social y ambiental del proyecto termal. Es por ello que seguimos manteniendo la vía judicial como una de los frentes de lucha. Como sabemos, sin embargo que las termas son un proyecto heredado de la gestión anterior, nos encontramos en diálogo permanente con el Municipio para encontrar alternativas de solución que al día de hoy aún parecen lejanas.

Asociacion Civil UPVA "Unidos por la vida y el medio ambiente " (Mat nº 40.677) 

Compartir

Comentarios