La Licenciada Laurana Malacalza, Coordinadora del Observatorio de Violencia de Género, de la Defensoría del Pueblo dialogó este martes con la Radio Ramallo y dejó cifras alarmantes sobre la situación de las mujeres. “El modelo de gestión provincial está concentrado en la denuncia, pero su crecimiento no fue acompañado por un sistema eficiente en términos de protección, contención y asistencia a las víctimas”, remarcó al tiempo que agregó “se debe realizar la correcta evaluación e identificación de las situaciones de riesgo de las víctimas, así como el establecimiento de intervenciones efectivas, son esenciales para prevenir modalidades de violencia extrema como el femicidio”.


Un penoso trasfondo acompaña nuevamente este año la conmemoración del Día Internacional de la Mujer: a lo largo de 2015 las comisarías de la Provincia recibieron más de 197 mil denuncias de violencia contra ellas, lo que representa unos 535 episodios diarios y un 20% más casos que el año anterior.
 “Las causas en el fuero de Familia se duplicaron de 2010 a 2014 y hoy exceden la capacidad de respuesta de los juzgados, donde es necesario fortalecer con recursos materiales, humanos y profesionales los equipos interdisciplinarios que funcionan en dichas oficinas” explicó.
 “En el fuero Penal, más del 80% de las causas judiciales por violencia en que las víctimas son mujeres son tipificadas como lesiones simples y amenazas. Las cifras de la Procuración de la Suprema Corte de Justicia bonaerense destacan que en el 2014 se archivaron 43.990 expedientes de esta naturaleza”, agregó.
Frente a esta realidad, el Observatorio de Violencia de Género propuso la creación en todos los departamentos judiciales de nuevos juzgados de Familia que posibiliten mayor capacidad de recepción de causas por violencia familiar y la apertura de al menos una unidad especializada en delitos de violencia contra la mujer.
“En muchos casos las mujeres que llamaron al 911 (para pedir ayuda frente a episodios de violencia familiar) han recibido respuestas como la carencia de móviles y de personal para acercarse al lugar de los hechos” subrayó.
Frente al aumento de casos de violencia contra la mujer y femicidios, no menos preocupante es que “cuando los agresores no cumplen con las medidas de restricción, se le ordena retirarse del lugar pero no se lo sanciona como si estuviera cometiendo un delito”.

 

Compartir

Comentarios