Alrededor de las 22 horas de este jueves, se produjo un accidente de ribetes espectaculares en el paseo costanero de Ramallo. A la hora señalada, un automóvil Renault Sandero, conducido por un menor de 16 años, que circulaba en dirección al Arroyo Las Hermanas a altísima velocidad, perdió el control del vehículo.

El mismo, de manera difícil de explicar, quedó sobre el cerco perimetral de la Posada El Destino, mirando hacía el restaurant Lo de Cacho. Por cuestiones milagrosas, el joven recibió, en principio heridas leves, sin dudas la fortuna estuvo del lado del adolescente, ya que nadie salía, se estaba por producir el cambio de turno, del parador en el momento del accidente. Más temprano, alrededor de las 20 horas, un Peugeot 206 conducido por una menor de 15 años, también a alta velocidad,  del lado opuesto al último accidente, rompió el cerco de madera, pasó por debajo de unos árboles y se metió dentro de la Posada El Destino. El propietario de uno de los paradores costeros, le señalo a La Radio Ramallo: “Esto es tierra de nadie, las picadas se repiten todas las noches, acá no hubo más accidentes de milagro”. Al cierre de este informe, los bomberos trabajaban en el lugar, ya que el vehículo había quedado con una pérdida de gas. Foto: (Gentileza Jonathan Bianchi). 

Compartir

Comentarios