Finalmente este domingo, es su momento fue suspendida por el mal tiempo, se realizó la Maratón Acuática, doce horas ininterrumpidas de natación, en el natatorio del club Los Andes. La idea del organizador Diego Vergara, ex deportista y socio del club, era tener gente nadando durante doce horas desde las ocho de la mañana hasta las veinte horas, sin competencia, el desafió era que la pileta tuviera gente nadando en forma permanente y el objetivo se cumplió totalmente. Fueron 12 horas, 172350 metros, 6854 piletas de recorrido, realizado por 60 nadadores. Además de tener un sentido solidario, porque había que llevar un artículo de limpieza para el CEC 801 y ese cometido también se cumplió. Diego Vergara, en diálogo con La Radio Ramallo al finalizar la Maratón, decía: “No asustó un poco la lluvia de anoche, pero esta mañana (por el domingo) desde las siete, había como un ánimo de que hoy se tenía que hacer, después se iba a complicar porque la pileta tiene una agenda cargadísima, además queríamos hacerlo, gracias a Dios el clima acompaño y le gente ni hablar. Cuando lo estábamos organizando, en principio iba a ser de seis andariveles, finalmente lo hicimos en tres, no queríamos dejar al socio sin un pedacito de pileta, pensábamos en cincuenta mil metros, finalmente fueron más de ciento setenta mil metros, más de seis mil piletas, casi siete mil piletas, y muchos de nosotros, creo que ni en la época de nadadores hemos nadado tanto. A la mañana nos peleábamos para nadar, después del mediodía y las últimas dos horas fueron críticas, la gente estaba cansada, muchos de nosotros habíamos estado muchas horas al sol, yo viene a las siete, con todo lo que significa lo emotivo, a las ocho de la mañana, cuando se tiraron los tres primeros nadadores, cuando se tiraron José Santa Cruz, Ale Capridi y Juancito, mi hijo, algo me corrió, fue una emoción tremenda. No me quiero olvidar de estos momentos, no demasiado agradables que estamos pasando, lo tenemos a Valentín Metz internado en el Hospital San Felipe, por suerte saliendo de una situación complicada, que no debería haber sido tan complicada (lo picó una yarará), pero lo fue, vinieron los amiguitos de él a participar a la tarde, yo corrí prácticamente todas las series con una remera que dice el “Vatu viene conmigo”, yo soy amigo y compañero de trabajo del papá, son chicos que uno los vio nacer, chicos buenos , duele que estén pasando por esto y la gente se enganchó también en apoyarlos en este mal momento. También tuvo éxito la propuesta solidaría, la directora del CEC 801, Mónica Menchini vino compartir con nosotros, demás está decir que le agradecemos, y se llevó lo que le correspondía, que no fue poco. Quiero destacar el entusiasmo de los chicos que nadaron y vieron participar a sus padres, a Nilda Blanco, una señora grande que se tiró en cuatro o cinco oportunidades a hacer sus veinticinco o cincuenta metros, a Carolina Santa Cruz, nuestra nadadora, lesionada con una bota, que no iba a nadar y al final se tiro de la conejera y nado cincuenta metros, quiero agradecer a los que no van a estar en la foto final, pero que estuvieron, nadaron, asumieron un compromiso y lo cumplieron, algo sencillo, simple, pero que nunca se había hecho en Ramallo, ojala lo podamos volver a hacer y recorrer más metros de los que recorrimos hoy. Creo que los clubes de Ramallo mientras tengan gente como esta van a crecer, despacito, pero van a seguir creciendo”.

Compartir

Comentarios