OPINIÓN

1 de julio de 2019

Uno de los grandes desafíos que tiene nuestra ciudad es tener el código de ordenamiento territorial

Por Cristián Mansilla*

 

 

           Uno de los grandes desafíos que tiene nuestra ciudad es en lo urgente trabajar, consensuar y aprobar el código de ordenamiento territorial.

Este tratamiento se debe lograr con el trabajo de profesionales en la materia, organizaciones, gremios, acompañado por un gran debate político que deje de lado el egoísmo demostrado en oportunidades pasadas.

Este código permitirá a Ramallo un crecimiento organizado que traerá aparejado empleo, desarrollo y previsibilidad para los inversores.

Seguir como se venía trabajando, desde el Concejo Deliberante,  de forma desprolija, inconsulta como fue a través de la vía de excepción solo ha creado confusión e incertidumbre en el ámbito empresarial. O lo que es peor aun empresas instaladas por promesas realizadas.

El estado debe intervenir y trabajar en función de de las necesidades de crecimiento que la sociedad demande y con las condiciones de mercado que generen empleo genuino y por sobre todas las cosas debe permitir nuevas zonas urbanas para ampliar la oferta de terrenos y puedan tener acceso las familias de Ramallo.

Este crecimiento demográfico demanda nuevas inversiones y saber cuáles serán las necesidades a futuro sabiendo como pensamos en una ciudad totalmente integrada por las localidades, teniendo repuestas en materia de salud, seguridad, empleo, servicios y viviendas para un lugar proyectado para los próximos 30 años.

Esto permitiría sentar bases para una ciudad organizada y previsible.

 

 

*Jefe de Gabinete de la Municipalidad de Ramallo

Publicado en Reporte Semanal

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios