Por Fernando Latrille

En diciembre termina el nefasto gobierno de Cambiemos que se ocupó en su mandato de generar una política de malestar para el conjunto del pueblo argentino. Lejos de “pobreza cero”, generó más pobres. Lejos de “inversiones”, “brotes verdes”, “segundo semestre con crecimiento”, generó una recesión con la inflación más alta de los últimos 27 años y un mercado interno herido de muerte por la estrepitosa caída del salario producto de la devaluación y el aumento de precios debido a la desregulación que realizó Cambiemos como en el caso de los combustibles.

Todas esas medidas incompletamente innumeradas en estas líneas, sumada la brutal transferencia de recursos como la eliminación y baja de las retenciones, la bicicleta financiera, el endeudamiento con la pérdida de soberanía económica y la fuga de capitales de la que ellos son parte, llevan a la redistribución regresiva del ingreso donde los favorecidos son familiares, amigos y socios del presidente off shore Mauricio Macri que aprendió a hablar de corrupción señalando a opositores sin sonrojarse cuando él, sus amigos, socios y su propia familia, se enriqueció de esa manera y ahora al frente del país lleva adelante la misma práctica que desempeñó como empresario.

Si en diciembre gran parte de la población sigue pensando en la tontera de “yo lo voto de nuevo porque es rico, no necesita robar”, sin haberse enterado siquiera que entre otros negocios como Presidente buscó la maniobra de autoperdonarse los 70 mil millones que le debe su familia al Estado como deuda del Correo Argentino, es porque está abrumado por el blindaje mediático y citando la letra de “El Arrepentido”, que canta León Gieco “…como ibas a saberlo si además de todo sos un pobre pedazo de brutalidad desinformada”, y eso también es parte del poder hegemónico de los medios de comunicación favorecidos por Cambiemos que ayudan a su propósito que es venderla cambiada.

*El primer paso de venderla cambiada ni bien asumieron por parte de Cambiemos fue la mentira de expresar que “la economía estuvo estancada los últimos 4 años del gobierno”, cuando ellos mismos a través del Indec tuvieron que admitir el crecimiento por encima del 2,5%.

*La mentira de “Pobreza cero”, trajo todo lo contrario, en estos años los indicadores de bienestar general han tenido un deterioro sustancial. Aunque la propaganda pública y privada oficial que algunos llaman “periodismo”, repite la mentira que el kirchnerismo dejó un tercio de la población en la pobreza para venderla cambiada, no sólo no había más pobres que ahora sino que en el 2015 fue el mejor registro de la distribución progresiva del ingreso del kirchnerismo. La pérdida de poder adquisitivo alcanzó en los tres años de Cambiemos un 25% (salario mínimo), un 16 % (salario medio) y un 21,3% (jubilaciones y AUH). Se espera mayor pérdida cuando termine su mandato.

*Prometió, demostrando que Cambiemos es venderla cambiada: “la revolución de la alegría”, el “podemos vivir mejor”, que “nadie iba a perder ningún derecho”, que “todo lo que funcionaba bien iba a seguir”, que “no iba a devaluar”, que “no iba a ajustar”, que, “no habría tarifazos”, que “erradicaría el impuesto a las ganancias”. Y lo que sucedió fue: devaluó en detrimento de los asalariados; empezó con los tarifazos haciendo que muchos pierdan el poder adquisitivo que tenían; generó con la apertura de las importaciones cierre de pymes haciendo que la revolución de la alegría se transforme en tristeza y que el ¡Sí, SE PUEDE!, sea para estar peor con la pérdida de derechos básicos como el empleo; puso techo a las paritarias dejando que la inflación le gane a los salarios y que eso genere una caída del mercado interno; les pagó a los buitres para poder endeudarse, lo hizo porque el país de la “corrupta” que gobernaba se había desendeudado y estaba en pleno crecimiento por eso le prestaron; comenzó con los despidos y con el ajuste en las prestaciones del Estado.

*Macri dijo que existe un “crecimiento invisible”, esto de venderla cambiada siguiendo el libreto de Duran Barba permite hasta tomar por idiotas a los argentinos. La realidad muestra que en tres años de su gobierno la industria y el comercio se desplomaron. Según el Estimador Mensual de la Actividad Económica (el IMAE, del INDEC), la actividad económica acumula una caída de -2,5%, pero la industria fue la que más sufrió. La propia UIA estimó en su momento la caída en torno al -9% desde la asunción de Macri. Otro tanto ocurre con el comercio donde las ventas minoristas se vieron perjudicadas. En 11 meses de 2018, registran una caída récord del -15% respecto a 11 meses de 2015, según la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME).

Mientras la desocupación camina los dos dígitos y junto con el endeudamiento son la gran pesada herencia del peor gobierno de la historia desde la vuelta de la democracia. El endeudamiento no sólo produce una dependencia cada vez mayor sino también una creciente fragilidad financiera y un cada vez más agobiante peso de los vencimientos e intereses sobre el presupuesto nacional. Según informó Julia Strada tomando como fuente el Instituto de Trabajo y Economía Germán Abdala después de que en 2006 con el gobierno de Nestor Kirchner se recuperará la soberanía económica, desendeudándonos con el FMI, con Macri volvimos en el 2018 y tenemos una deuda con el organismo de USD 109.120 millones ganándole con este endeudamiento al contraído durante la dictadura cívico militar, ganándole también a la deuda contraída durante la década del ’90.

Ante esta situación, si la mayoría de los votantes optan en octubre nuevamente por Cambiemos en cualquiera de sus estados: nacional, provincial o municipal, estarían optando por defender un partido político donde sus actores se han ocupado de hacer más miserable la vida de todos. Y digo en cualquiera de los Estados porque la provincia de Buenos Aires presenta un endeudamiento atroz que por más que algunos se entusiasmen con algunas obras que no se hacían y que son de importancia, sería interesante que alguien ponga el ojo en cómo se financian a través de un endeudamiento en dólares cada vez mayor y que tiene como ganador al estudio del hermano del vicejefe de gabinete, Mario Quintana. Prohibido preguntarle a Vidal ¿cuánto cobra de comisión para la colocación de deuda Norberto Eladio Quintana, que intervino en la colocación de bonos argentinos en el exterior? Ninguna pregunta molesta aparece en las entrevistas arregladas con María Eugenia Vidal. A nivel local, Cambiemos ha mantenido un cómplice silencio y hasta defendido en muchos casos el saqueo realizado. Gustavo Perie es el candidato de Vidal para intendente en Ramallo. Si casi la totalidad de su lista de 2015 le sirvió de prestanombres (aportantes truchos) que figuraron como aportantes de medio millón de pesos y el mismo Perié que perdió en las PASO 2015 dijo haber logrado todo con "un puñado de globos y un Minion", era necesario preguntarle ¿Cómo puede ser que hiciste una campaña con un puñado de globos y un Minion y tu lista haya aportado casi medio millón de pesos a la estructura del Pro?, fue la pregunta que le trasladé vía mensaje de Whatasapp y respondió:

-Lo expliqué en los medios, en todo esto hubo irregularidades que está investigando la justicia y se pidió una auditoría en el partido.

-Pero vos dijiste que tu grupo adoptó esa modalidad pero no podías confirmar quién aportó o no, eso que expresaste en los medios no queda claro. ¿Hacían aporte en efectivo?

La respuesta nunca llegó. Nunca le interesó transparentar ante quien interrogaba sobre un tema de interés público y crucial para la democracia. Ese es uno de los candidatos del "cambio". Ante los aportantes truchos de Ramallo realicé la debida denuncia ante el poder judicial. Sabemos las maniobras que hizo el Hada Buena para que todo quede en familia y fiscales y jueces que tenían en sus manos la tarea de hacer justicia fueron apartados y casi toda la causa tramita entre propios para que nada se investigue.

Compartir

Comentarios