Martes por la mañana. El sol del invierno propone una jornada templada en el norte de la provincia de Buenos Aires. En el camino desde Villa Ramallo a la ciudad de Ramallo el paisaje muestra el transito normal de cualquier día del mes de agosto. Quince minutos antes de las once este cronista de Reporte Semanal de Ramallo, está en la esquina de Colon y Avenida Belgrano. Casi no hay lugar para estacionar en las adyacencias de la Municipalidad. El titular del Departamento Ejecutivo Municipal, Mauro Poletti invitó a este medio para conocer los detalles de la inversión que cambio de lugar pero se mantiene en pie más allá de la decisión del gobierno de la provincia de Buenos Aires de objetar el Código de Ordenamiento Urbano y Territorial y enviarlo a Ramallo para que el concejo deliberante tome nota y lo envié a nuevamente a la provincia.

--¿Qué va a pasar con la inversión del Gazprombank?—le pregunto RSR hace un tiempo atrás al Intendente Poletti.

--Nosotros estamos trabajando en otras alternativas, entiendo que hay mucho interés del banco ruso de avanzar con un puerto en Ramallo.

Cinco minutos antes de las once tal como había sido cursada la invitación del Intendente Municipal, este cronista llegó al despacho. El saludo y la presentación con el personal de seguridad que estaba en la puerta y luego en el interior, los saludos de cortesía con las secretarías y en la sala de los presidentes, el Intendente recibe a RSR junto al representante de Gazprombank.

No hay una entrevista formal, sino una charla abierta y distendida. Poletti hace la presentación de Mariano Kleimans, quien en cuestión de minutos lleva adelante un desarrollo claro y expeditivo del proyecto del puerto multipropósito en el norte de la provincia de Buenos Aires, más precisamente en el partido de Ramallo.

El representante de la banca rusa que brinda servicios bancarios y de inversiones a 45000 corporaciones y a 4 millones de clientes privado informó que buscan avanzar con la construcción de una terminal portuaria esperando la aprobación del Código de Ordenamiento Urbano y Territorial por parte del concejo deliberante y posteriormente la homologación del gobierno provincial

 El banco ruso Gazprombank proyecta desembolsar US$ 180 millones para la construcción del puerto, que significará la creación de 150 empleos directos --mínimo-- y un movimiento económico anual de hasta US$ 40 millones en la zona.

La decisión de la compañía de avanzar con la iniciativa está focalizada en la aptitud portuaria que tiene el predio elegido ubicado entre Bunge y el arroyo Marconi y las proyecciones del sector agropecuario para los próximos años. En una instancia posterior no descartan en invertir en cámaras y logística de frio para acompañar la creciente tendencia exportadora de carnes y frutas de los países vinculados a la hidrovía.

 Mariano Kleimans, explicó que “este emprendimiento ayudará a bajar los costos logísticos y fortalecerá el norte de la provincia. Además permitirá dar lugar al crecimiento del comercio entre Argentina y Rusia”.

 

Kleimans habla claro sin vueltas ni términos complejos, da cuenta que un holding de empresas del agro nacional tienen un preacuerdo con el Gazprombank que financia el proyecto para la construcción del puerto.  

No hay especulación con que el Estado Municipal les dé el lote. Este emprendimiento tiene previsto comprar por lo menos 75 hectáreas para construir el puerto multipropósito. Desde Rusia ven en la Argentina un país con fortalezas en el sector agroalimentario y con una perspectiva más que importante para los próximos años.

Kleimans además habló que septiembre es un mes clave para los inversores rusos ya que la decisión de Gazprombank de invertir en el país está firme pero en caso de no avanzar o no tener una definición con el Código en Ramallo analizan buscar un nuevo predio, quedando en el camino un proyecto que hoy y por las publicaciones que se fueron conociendo la provincia de Buenos Aires no opondría objeciones. 

Grupo André Maggi

Hay un dato en la historia reciente que para  los memoriosos se remite al proyecto de la empresa brasileña Amaggi en el año 2013: “La inversión alcanza los 60 millones de dólares y contemplaría dos etapas de obra: la construcción del puerto con celdas de acopio de cereales y oleaginosas, y el montado de una planta de molienda para extraer aceites y harinas. Amaggi Argentina es la filial local del Grupo André Maggi, compañía brasileña que se ubica entre las líderes en producción, comercialización y procesamiento de soja en el país vecino y que maneja 210.000 hectáreas entre propias y arrendadas, posee tres plantas de crushing, emplea en forma directa a alrededor 3.000 personas y posee una flota fluvial propia” se informaba.

Santalla


“Tuvimos una reunión con los directivos de la firma en Argentina y con un representante de la casa matriz a los fines de interiorizarnos sobre el proyecto y ver de qué manera podemos colaborar para que esto sea factible”, afirmaba en el 2013 Ariel Santalla el por entonces Intendente.
El encuentro se desarrolló en el despacho del titular del Ejecutivo con la presencia de  los presidentes de todos los bloques del Concejo Deliberante. 


Poletti

El recuerdo cercano llevó a consultarle al Intendente Poletti por la similitud del proyecto quien dijo “el lote donde se va a desarrollar este emprendimiento es el lote donde se iba a instalar Amaggi, donde se hicieron audiencias públicas, donde se realizaron reuniones del Código de Ordenamiento con todas las instituciones de Ramallo y donde hay una Ordenanza de hace unos años atrás donde se declaraba ese sector para el uso industrial”.

Gazprombank

El Grupo Gazprom, el mayor de Rusia, de propiedad estatal, posee el 35% del paquete accionario del banco, y además, hay otro 11% en manos del estado ruso.

El proyecto en Ramallo funcionando a pleno significará la creación de 200 puestos de trabajo directo una vez  culminado, y todo está planteado para que cuando la provincia homologue el código comiencen los trabajos previos necesarios.

El Puerto de Ramallo podrá operar 4 millones de toneladas, pero una vez alcanzada esa cifra, en realidad antes, cuando se supere el 65% de su capacidad instalada, comenzarán los trabajos de ampliación de la terminal.

Ahora en primer término deberán resolver los concejales un tema que vuelve a estar en la agenda local, y después será el gobierno provincial que definitivamente homologue y permita entre otras inversiones que Ivanar pueda comenzar a trabajar y sumar mano de obra local y que Cemento Avellaneda también se ponga en marcha generando 70 empleos directos que en tiempos como estos cotizan como gotas de agua en el desierto.

 

Nota publicada en Reporte Semanal de Ramallo sábado 18 de Agosto

Compartir

Comentarios