Daniel Monfasani legislador provincial explicó con preocupación los recortes que tiene el presupuesto 2017. El diputado sampedrino dijo “hay decisiones que se tendrán que rever”. Además señaló que la única obra que contempla el presupuesto provincial para Ramallo es la repavimentación de la ruta 51.

El proyecto de presupuesto de gastos y recursos para el año 2017 de la provincia de Buenos Aires implica un recorte presupuestario en las partidas destinadas al sector de ciencia y tecnología.

Es a partir de esta medida que este cuerpo legislativo, a través de una solicitud de informes que efectuó el diputado por el Frente Renovador Daniel Monfasani, exige “obtener información de la situación financiera y estructural que presentan determinados organismos componentes del sistema de salud provincial, como es el Instituto Biológico ‘Dr. Tomas Perón’”.

En ese mismo sentido, el legislador provincial consideró: “desinteresarnos frente a la adopción por parte del Ejecutivo Provincial de medidas de recorte de las partidas presupuestarias en áreas sensibles como las reflejadas, implica desinteresarnos de cara al desarrollo económico y social de una Provincia. No podemos darnos el lujo de ser indiferentes frente a la política de medicamentos implementada por el Gobierno actual de la mano de la gobernadora Vidal”.

En efecto, la situación institucional que hoy presenta la Dirección Provincial Instituto Biológico “Dr. Tomas Perón” “es producto de un problema esencialmente político, y así lo reflejan las elocuentes y controvertidas partidas presupuestarias asignadas a los fines de su funcionamiento y producción. Siendo que depende del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, no se encuentra funcionando ni produciendo conforme a sus niveles de producción históricos o a su capacidad instalada”, sentenció Monfasani.

Cabe mencionar que el citado Instituto tiene entre sus objetivos la producción de medicamentos genéricos orientados al área de atención primaria de la salud, que cubran las patologías prevalentes (antihipertensivos, hipoglucemiantes, antibióticos, anti-inflamatorios, analgésicos, etc.), destinados a un grupo social de máxima vulnerabilidad. Estos medicamentos son entregados en forma gratuita en hospitales públicos provinciales y hospitales municipales.

Por esta razón, es “de fundamental importancia que el Gobierno provincial adopte medidas institucionales tendientes a optimizar la capacidad productiva del Instituto Biológico, ello le permitiría actuar como regulador y formador de precios en ciertas áreas del mercado de medicamentos”, argumentó el referente de la segunda sección.

Y concluyó: “Es necesaria una política pública de salud orientada a eliminar las desigualdades en el acceso a la salud y los medicamentos y que el Poder Ejecutivo acerque de manera urgente toda la información a su alcance sobre los hechos referidos”.

 

Compartir

Comentarios