ACTUALIDAD  31 de diciembre de 2017

Entrevista a Julián Etchegoyen

Tropfen es una empresa Argentina que nació en el mes de enero del 2017 de la mano de dos ingenieros agrónomos, Alejandro Capridi y Julián Etchegoyen. En un país donde muchos buscan estabilidad y quedarse en la zona de confort, ambos profesionales del sector agropecuario decidieron dejar la comodidad de una de las grandes empresas del mercado para armar su propio camino. Julián Etchegoyen dialogó con la Radio Ramallo y señaló que se cierra “un gran año, ahora hay nuevos desafíos que cumplir y horizontes para crecer”. Tropfen es una empresa pensada para mejorar la producción agrícola con un fuerte acento sobre las buenas prácticas y el cuidado del medio ambiente.



--¿Como nació Tropfen?

--Tropfen nace en enero del 2017 como una empresa que se dedica al mercado agropecuario principalmente plantea el desarrollo de tecnología de aplicación, puntualmente tecnologías coadyuvantes, tomamos la distribución de una empresa alemana llamada Evonik, comenzamos a instalar el producto y el mercado nos dio señales muy buenas en este primer año. El mercado nos dio testimonios muy positivos.

--Con perspectivas de crecimiento para el 2018…

--Gracias a Dios hemos podido cumplir las metas que nos habíamos planteado. Nos propusimos un primer plan cinco años y hemos cumplido las metas de facturación como así también las acciones que nos hemos propuesto. La novedad para el 2018 es que vamos a tener un predio en ruta 8 en la ciudad de Pergamino. Eso nos permite estabilizarnos desde un lugar físico único y además estamos definiendo la incorporación de gente. Este año nos posicionamos muy fuerte en provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe sur, y parte de Córdoba sur y el desafío es continuar creciendo en distintas regiones y empezar  poner un piecito en otros países limítrofes como es Uruguay, Paraguay y Bolivia.

--Usted con el Ingeniero Capridi estaban en una compañía muy grande del sector y decidieron armar un emprendimiento propio ¿Por qué?.

--Todo emprendimiento comienza con un sueño, comenzó como un proyecto personal. Tropfen pasó por diferentes situaciones. Los dos estábamos en una gran compañía del mercado en posiciones estratégicas y decidimos corrernos de la zona de confort para emprender este sueño. La verdad es que es todo un desafío, la incertidumbre es mucha al principio, no es un camino fácil, no es para cualquiera pero es muy satisfactorio cuando uno empieza a ver la respuesta del mercado y creemos que es un proyecto sumamente solido que crece paso a paso. Es todo un desafío. Sin dudas fue una decisión acertada.

--¿De qué se trata la filosofía de sustentabilidad?

--Para nosotros es un aspecto central, la realidad es que hoy en día las tecnologías nos tienen que ayudar  a mejorar la producción pero sin afectar al medio ambiente. El mercado debe ir cada vez  a productos menos tóxicos, en donde pensemos en productos cada vez más verdes. Tropfen está alineado en ese sentido, de hecho las nuevas tecnologías que vamos a registrar son todas tecnologías banda verde con muy baja toxicidad, todas tecnologías sustentables. Para nosotros es una premisa y para Evonik que nos permite llevar adelante la iniciativa también y así será en el futuro. Estamos convencidos que hay que trabajar más eficiente y  usar menos recursos, para lograr la menor contaminación posible.  

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

ACTUALIDAD
Ola de calor

Comentarios